ESQUIVIAS, Toledo

Esquivias era uno de los pueblos que bordeé el pasado miércoles.

Esta manía, que da salud a los habitantes, de sacar las carreteras de las poblaciones, te impide, muchas veces en no enterarte de por dónde estás pasando.

En este pueblo vivó Cervantes. La biblioteca está ubicada en el pajar de la que fué su casa. Bueno, la del padre de su mujer, que luego pasó a ser suya.

A las 12.10 comienza la sesión. Cuentos sin libro, cuentos con libro. Un oh! ante Alicia en el país de las maravilals (Kókinos). Y más cuentos. Nos animamos a leer y quedamos en volver a vernos.

Después visita a la casa de Cervantes, sus estancias, su bodega, su cueva... Antiguamente, este pueblo estaba comunicado por galerías subterráneas donde los vecinos guardaban el vino, según nos cueta la guía. ¿Nos? ¿A quién?, a Ángeles, Pau y a mí. Compañeros especiales de este viaje.

Dormimos en Toledo. Mañana, 30, para casa.

LOS PALACIOS, Alicante

Los Palacios es una pedanía de Rojales. En este pueblo ya estuve, no hace mucho.

Esta vez me contrata una asociación de madres y padres que se han juntado para llevar a cabo actividades socioculturales para sus hijos e hijas alternativas a las propuestas por el Ayuntamiento. Me encanta la gente con iniciativa. Se han asociado, se han liado la manta a la cabeza y hale. Han programado dos semanas de actividades en estas fiestas. Es su primera programación y no les va nada mal. El salón de actos se llenó con gente con muchas ganas.

Lo pasamos bien. Me gusta trabajar cerca de casa. Vuelvo en un tris.


Las fotos, en cuanto me las manden las cuelgo.

UGENA, ToLEdo

Para llegar hasta esta localidad ubicada al lado de Illescas, tomo, desde La Roda, una autopista nueva que han hecho. Aún andan levantando las gasolineras. Me llamaron la atención tres cosas: el buen firme, la cantidad innumerable de puentes y lo que rompe en el paisaje esta lengua negra y estéril.

Ugena es un pueblo que ya conocía. Vine aquí con Maricuela, hace lo menos nueve meses. Ella contaba para público infantil y allá que me fui yo. O íbamos o veníamos de Salamanca.

La biblioteca es chiquitita pero acogedora. Tiene un fondo de álbumes infantiles muy selecto.

En la sesión fuimos pocas personicas. Once, en el momento de lleno total. El público que esperábamos era juvenil, pero al final vinieron más pequeñines. Encantando de susurrar mis cuentos a esas veintidós orejas que las escuchaban. Las sesiones con poca gente, de entrada, son más frías, pero cuando se crea el ambiente para escuchar, son de lo más especiales.

Volveremos.

.

Félix Albo cuenta historias. Recorre kilómetros y kilómetros provocando emociones sólo con sus palabras al público que le escucha: público joven y adulto y también familiar, de primaria, de secundaria y adolescente. 
También le encanta hablar de su trabajo y compartir lo poco que sabe con quien quiera acercarse al arte de narrar bien como espectáculo, bien en casa con sus peques, bien en la escuela como herramienta didáctica o de intervención social.
Aquí puedes encontrar información de todo su trabajo: sesiones, formación, publicaciones...

Para contactar con él puedes hacerlo a través de

su correo electrónico felix.albo@gmail.com

o su teléfono 629444507, que si no te lo coge puedes dejarle un mensaje

Ahora ya lo tienes localizado.

JUMILLA, MuRcia


17, domingo

Es el aniversario de un lugar especial en Jumilla: El brujas.

José Luis y Ali son dos amigos de esos que se hacen de querer. Hacía tiempo que no nos veíamos, pero mira, de repente aparece una ocasión. Llego justito de tiempo por un atasco y un control de alcoholemia. Cuando llego el local está lleno y, sin más, empiezo a contar.

Las palabras van escurriéndose entre la gente para llegar a todos los oídos. La primera historia gusta, la segunda más y, poco a poco, yo me voy relajando (iba agobiado por llegar justo) y las palabras siguen saliendo dando forma a las historias que restan. Un descansillo en medio, la segunda parte, un montón de gente se apunta a "pasos" y nos vamos ce cena. Me dio alegría reencontrar a Ana, después de la última, que fue en... ¿Etnosur? Un lujo.

En Jumilla siempre ha ido bien. En el Brujas se junta buena gente de esa que se deja llevar por las palabras porque saben que lo vamos a disfrutar.

Encantado ceno con Ali, José Luis y el resto de gente del Brujas.



Abrazos.

16, sábado

Contar en el Clan es contar en casa. Aquí conté mi primera sesión sólo. Por estas fechas, además. Aquí Pablo y yo vivimos momentos geniales, entre nosotros y con nuestro público. Y también está Mamen. Sigue igual que siempre... sonriendo.

Al principio no éramos muchos, pero se fue llenando de gente y de palabras. Yayerías y una petición fueron las historias que escuchamos, fueron las historias que conté. Al final abrazos y cervezas para una noche que se extendió poco más allá con más palabras, algo de música y alguna que otra cerveza.

La que hay colgada está hecha por el dedo de Ángeles, con quien tuve una cena la mar de bonica. Hay más fotos aquí hechas por el fotógrafo oficial del Clan.

Me lo pasé bien. Gracias.


ZARAGOZA, ZAraGoza

Como cada mañana, la niebla me acompaña en el silencioso despertar. Hoy es mi ultimo día aquí y, como despedida, a las 9.00 escucho el canto de voz aguda. Hace el despertar más agradable.

Hoy me quedan dos colegios de primaria. El primero Juan Pablo Tonet, donde me esperan 1º, 2º y 3º de primaria. El colegio lo están ampliando y, a pesar de hacerse la actividad en el gimnasio, donde el eco junta unas palabras con otras, y ser cerca de los 80 chavales y chavalas, lo pasamos bien. Los cuentos van saliendo de mi bolsa con casi tanta impaciencia como las personas que los escuchan. Muchas ganas de participar y de sorprenderse, por eso se mantiene la atención y la escucha. Acabamos bailando.

Habían preparado un micrófono, pero se creó el ambiente genial para no necesitarlo. A mí me gusta más.

Como todos los días que he estado aquí, bajo a comer al Birosta, un vegetariano delicioso donde también tienen una biblioteca. Allí pruebo por primera vez en mi vida borrajas. Me gustan. Me hago socio de la biblioteca Frida Kahlo y me voy al cole de la tarde.

Hermanos Argensola, en el barrio Montañana. Un colegio de esos que te da aire de bonico al entrar. Tienen una sala que es comedor, gimnasio, salón de actos... Pero me sorprendió el sistema de plegar y desplegar, en un santiamén, las mesas y las sillas. Dos grupos de 50 de los más pequeñines de la escuela vinieron a escuchar las historias que salían deprisa deprisa. Casi nos olvidamos de la foto.

Y, bueno, me marcho de esta ciudad. Una ciudad que conocía un poco ya, pero que cada vez que vengo, me gusta más.

Atrás dejo al Pilar, con su río abierto, la niebla y esa voz que me acompañó en el despertar del día cada mañana.

Gracias Maricuela.

Cruzo los Monegros con una niebla más que espesa. No estoy acostumbrado a estas condiciones meteorológicas y, quizá por ello, disfruto mucho.

Llego a L'Hospitalet y me da tiempo a pegar un bocado, que al final con las prisas no he podido comer. Allí me espera Laura Rodríguez, narradora. Patricia está malica. Cuidatemé.

El dublinners es un bar donde se lleva contando mucho tiempo.
Mucho. Y se nota. Somos unos treinta, escuchando con ganas. Y eso da gusto. Las historias de Yayerías salen suavemente para llenar el local.

Después cenita tranquila con una amiga y... para Zaragoza. La niebla sigue en Monegros.

Agradecido al local, a Patricia, a Laura, a Xavi, María de la O, a ... siempre hay más.

ZARAGOZA, ZarAgoza

Jueves, 14

Penúltimo día en esta ciudad. Que frío que hace. Qué niebla.
Hoy descubro una libreria genial. Me la recomendó Samuel: los portadores de sueños
Librería con libreros, gente que sabe de libros, que los quiere y los disfruta y saben de qué están hablando. Un rato genial. Me voy cargadito de libros.

Hoy sólo cuento en un Instituto a chavales de 1º de la ESO. Hago dos grupos de 50 aproximadamente. El primero es un poco complicado, vienen del recreo y cuesta centrarnos. Con lso cuentos estupendo, con la charla se nos va un poco la cosa. Lo importante queda dicho.

El segundo grupo mejor. Mucho mejor. Las opiniones, tras disfurtar los cuentos (que gustaron según ellos mismos) cruzaban la sala de lado a lado. Las manos se levantaban previas a la palabra con ganas. Nos faltó un poco de tiempo, creo.

Cada vez estoy más convencido de que estos programas hacen falta, pero no de manera puntual. La literatura es un buen apoyo a la tolerancia. Podemos aprender tanto...

Del grupo no hay fotos aún. En cuento me las envíen las cuelgo.

Como. Me voy para Hospitalet del Llobregat.

Ale, hale.

ZARAGOZA, ZaragozA



Miércoles, 13

Esta torre se ve desde la casa de Maricuela. Un lujo de espacio, tranquilo, recoleto y muy agradable.

Por la mañana disfruto con el alumnado de 6º y 1º de la ESO del Antonio Machado. Carmen, su profesora, está enamorada de los cuentos. Ellos y ellas lo saben. Y eso se nota.

Un lujo contarles y un lujo escucharles. Me lo pasé bien. La conserje, mientras, decorando con gusto el centro porque en todos lados ya es Navidad. Me voy contento. Mucho.

Por la tarde cuento en el C. P. Hispanidad. El número (100) y la acústica del gimnasio lo hacen dificil. EL cuento del otro lado del árbol lo consigue y a partir de ahí, poco a poco nos vamos entendiendo. la charla interesante ocn algunas opiniones cuirosas y llamativas.

Por la noche cenita con Chati Calvo, coordinadora del programa, Aldo Méndez y Rubén Martínez, narradores y Charo, amiga de todos y la mar de maja.

Cenamos bajo la cabeza de un toro que nos miraba mal. Con Aldo al lado uno no puede más que reir. De Aldo y míos, recuerdos a Las Rozas.

ZARAGOZA, ZAragoza

Martes, 12

Sigo en esta ciudad. Descubriéndola. Me encanta pasar por encima de cualquier puente y escuchar el río. Me gusta el agua, el ruído a vida que arrastra.

Por la mañana cuento en el C.P. San José de Calasanz. A los más pequeños y pequeñas. Tanto, que quedan impactados en un principio para soltarse poco a poco. Ratón alto y ratón bajo les ayudaron.Por la tarde en el Domingo Miral. El comedor se llena de chavales de tercero, cuarto, quinto y sexto y entre ellos y ellas y el eco de la sala, al principio se hace difícil la comunicación, hasta que empiezan los cuentos.Después charlamos un poco sobre el tema y aquí se vuelve a hacer difícil entendernos por la acústica y el número de opiniones a veces simultáneas. Acabamos bailando.

Voy de visita. Cristina Verbena, narradora, y su niña preciosa.

Después cenita de lujo. Con Daniel Nesquens, Elisa Arguilé y Samuel Alonso. Palabras, trazos y risas se cruzan con los pinchos y las copas. La emoción a flor de piel. Acabamos de ruta por los bares míticos, aunque nosotros teníamos más ganas que los dueños y nos iban echando.

Sonriendo me acosté.

ZARAGOZA, ZarAgoza

Lunes, a las cuatro y media de la mañana, pongo rumbo a Zaragoza.

El viaje acompañado por una lluvia de estrellas preciosa, con algún camión que otro curzando Teruel. En Calamocha, pueblo del jamón, los charcos se rompen cuando paso por encima con el coche. Parece que hace frío.

A esta hermosa ciudad me lleva una campaña que organiza el ayuntamiento para trabajar la diferencia y la inmigración. Cuentos del mundo, se llama el programa. Cuentos para todas las edades escolares. Y allí voy.

Un grado. Según entro a Zaragoza la niebla lo cubre todo. Voy directo a desayunar y de allí al colegio.

En el Carmelitas me esperan dos 1º de la ESO. Dos primeros que escuchan las historias y después charlamos sobre qué les parece esto del fenómeno de la migración. Con sus dudas, con sus opiniones, vamos avanzando y profundizando en el tema. Me encanta escuchar sus reflexiones. Creo que escuchando y hablando todos crecemos. Me voy más grande.

Como con Maricuela, mi anfitriona en esta ciudad, una narradora de lujo.

Por la tarde, el colegio Montessori. Con sus alumnos y alumnas más pequeñines. ¿Conclusión? no importa cómo seas ni de dónde vengas, todos podemos ser amigos. Me encantan las personas pequeñinas.


Salgo de casa con este atardecer. El sol va quedando atrás mientras recorro la autovía que une Murcia con Albacete. De allí, a Casas Ibáñez.

Este municipio tiene una ferviente actividad cultural. En este caso uan sesión apra adultos en los salones Maruja, ubicados en lo que fue el cine más antiguo del pueblo, hoy reformado en salón de celebraciones.

Unas treinta personas escucharon con atención los cuentos de la sesión "Nudo". El espacio enorme. Aún así conseguimos calentarlo. Olvidé hacer foto. Esta cabecica loca...

ROJALES, AlicANte

3, domingo.

Rodearte es un mercadillo de artesanos y artesanas. Cuero, bisutería, madera, productos naturales, productos místicos…

El mercadillo se ubica en las cuevas de Rojales, un barrio de antiguas viviendas excavadas en la montaña. Por el Mediterráneo existen muchas zonas con construcciones de este tipo. Hoy son talleres de artesanos que, una vez al mes, montan un mercadillo para mostrar y vender sus obras. Además, vienen otro tipo de artesanos y comerciantes.

El día es soleado y el ambiente está tan limpio que te permite descubrir las muchas y muchas grúas que pueblan todo lo que alcanza la vista. Nos estamos quedando sin huerta. No puedo dejar de nombrar a Bigastro, que ha decidido convertirse en “show città”: ADMIRABLE.

Después de un taller de atrapa sueños, de collares y de energía solar/cocina solar comienzan los cuentos. Al principio los 40 que veis en la foto. Al final, cerca de otros cuarenta escuchando. Visitantes del mercado, comerciantes, gente que no entendía el castellano pero que levantaba las manos, por si acaso… Poco a poco la palabra se fue haciendo con el mercadillo y la mirada de todo el que pasaba por allí. Bartola, el gato tragón, el topo, mi abuela… Y venga a salir cuentos de mi bolso. Y los que no de mi boca. Y los que no de…

Lo pasamos bien. Pude señalar la sierra donde vivo. Esto me pasa pocas veces, y me alegré. Me gusta también contar cerca de casa.

Abrazos a capazos.

LAS ROZAS, MAdrid

1, viernes.


Un lujazo volver a Las Rozas. Siempre es un gusto de los grandes volver a ver a Alicia y a Carmen. Dos motores para todo que, pro suerte, son bibliotecarias y creen en lo que hacen. Un lujazo, ya digo. Y Ruth, y Estrella, y Soledad, y...

Además, vengo de Alicante, pasando por Cádiz. Cada uno conduce por donde quiere. Un día en esa ciudad de luz y cañas, con Pau y Ángeles. Un viaje largo, pero tan bonito.




Por la tarde, a las 18.00, sesión infantil en Las Matas. Sorprendente la puntualidad y la cantidad de público. Para Alicia es normal. Algunas personas me conocen de otras veces aquí. Éste público sí que sabe. Es mucho tiempo pudiendo escuchar historias así que eso es lo que hacen; sin importar la edad, saludamos al oso Bartolo, ayudamos al gato tragón a comerse a la vieja y a su olla… y un par de historias más. Descubrimos además que no está tan claro dónde está el meñique de la mano izquierda. Pero eso siempre da igual. El caso es que nos merendamos 70 minutos de historias entre brazos levantados y miradas expectantes. Entre el público el solete de Dani, de Borrón y Cuento nuevo. Un abrazo de los grandes.

Corriendo para Las Rozas. Allí me espera la biblioteca para contar “Yayerías”. La sala con telón y luz tenue se fue llenando hasta las treinta y pico personas. Era mi primera vez para adultos aquí. Era su primera vez en un nuevo ciclo donde se cuenta cada dos meses. La próxima Soledad Felloza, en febrero, el dos.

Risa, misterio, sorpresa, ternura, miedo (puntual, algún susto que otro), nostalgia… Vamos todos y todas al ritmo de las historias. La escucha, genial. Una escucha de esas que te dejan libre, que te dan permiso, que te miman y te hacen sentir cómodo y bien, muy bien.

Me encantó contar en Las Rozas para la gente adulta. Otra sesión de esas… a recordar.

Hoy, día internacional del SIDA. Escalofriantes las cifras de enfermos. Decepcionantes las informaciones sobre el comercio farmacológico.

Abrazos y gracias.

. . .