BALLOBAR, una alegría

Me encuentro con el post que reproduzco en un blog que en el Colegio de Ballobar llevan a cabo con el chavalerío. Un lujo. El post lleva fotos, pero para verlas habrá que pasarse por allí .

jueves 7 de mayo de 2009

FÉLIX ALBÓ VISITÓ EL COLE

Los periodistas de la clase de 1º ciclo han hecho estas noticias de la actuación de Félix Albó en el cole.

El día 6 de Mayo ha venido un cuentacuentos al cole. Nos ha contado varios cuentos muy graciosos y chulos de animales y de miedo. Nos hemos divertido mucho.

ELENA, NEREA LOPEZ Y ANDREA

El día 6 de mayo ha venido Félix Albo a Ballobar a contarnos unos cuentos al cole. Los cuentos eran muy graciosos, eran muy chulos todos. Pero no nos ha leido todos porque ya era la hora.
Se nos ha hecho corto.

LUCÍA, LEYRE Y BLANCA

El día 6 de mayo vino al cole un señor que cuenta cuentos. Se llama Félix Albó y es de Valencia.
Nos ha contado cuentos divertidos. Cuando él decía ¡Rata, ratita! nosotros deciamos ¡Ratón!. Pero un cuento no tenía letra y se lo ha inventado.

NESTOR, KAMILE Y MIRIAM

El día 6 de mayo vino Félix ALbó , un cuentacuentos de Valencia al cole. Y, nos ha contado unos cuentos muy divertidos: uno de un oso, otro de una bruja, otro de un gato y uno de una rana.

MIGUEL, ÓSCAR Y JOHN

Nos ha contado el gato glotón, y la bruja y la niña. A Ismael le ha dado miedo la bruja. En otro cuento una abuela no se despertaba y le decian ¡Abuela, despierta! y la abuela ronca que te ronca y fue a llamar al perro y el perro ¡GUAU, GUAU! y la abuela ronca que ronca.

ILEA, ALBA E ISMAEL


La revista de Rouco sugiere que la violación no es un delito
Un texto de 'Alfa y Omega' plantea "qué sentido tiene mantenerla en el Código Penal si el sexo se reduce a simple entretenimiento"

(Y qué goce de entretenimiento, oiga, y qué suerte que se practica más el sexo por entretenimiento que por la reproducción, pero vamos, egar el delito de la violación debería ser delito)

Cañizares, 'ministro' del Papa, ve peor abortar que abusar de niños (esos, tus ojos misericordiosos)

Una jueza de Zaragoza dice que los delitos de «memoria histórica» no competen a los juzgados.

Obama defiende la creación de un Estado palestino
Promete desbloquear el proceso de paz y oponerse a la expansión de los asentamientos.

Bush defiende su política antiterrorista
Justifica su plan de interrogatorios. "Cumplí con mi deber. La información salvó vidas".

Rita Barberá: "Cada vez que gobierna el PSOE se pudre el Estado de Derecho"
Asegura, por contra, que el PP es "un partido de
gente honrada (jajajaja) que defiende los valores de la nación".

El Gobierno aprueba hoy las becas-salario de estudiantes
2.800 euros a universitarios y 1.350 euros para alumnos en riesgo de abandono educativo
(y al que estudia, pan y aceite).

El plan de ayudas eleva un 15% las ventas de coches

Rajoy llama fascistas a quienes atacan al PP por la corrupción
(Y a los corruptos, ¿cómo los llamará?) 

Un no parar, oiga. Un no parar. Esto le alegra el viernes a cualquiera.






Hace dos semanas estuve en el Museo del Calzado de Elda .  En febrero del año pasado también anduve por allí y lo dije en el blog . Esta ve vengo a celebrar la 20ª semana del libro de esta ciudad alicantina. Aunque este año, a pesar de ser su 20º aniversario no haya tenido apenas repercusión en los medios.

Como siempre, ha sido un goce. He contado a todos los 5º y 6º de primaria de esta ciudad, que en grupos de dos aulas han ido desfilando por el museo. Este año tenía un fondo espectacular; una exposición especial: CALZANDO TE CUENTO. Una exposición donde se vincula el calzado, una obra pictórica de un autor/a de la comarca y una obra de la literatura universal. Así teníamos los zapatos de El traje del emperador, el archiconocido zapatito de cristal de La Cenicienta, una bota de El gato con botas, el zapatillo de Pulgarcito, el de Pedro y el lobo, el de Gulliver, Dorothy de El mago de Oz, Sinhué el egipcio, Ivanhoe...

Un zapato, una imagen y un libro, ahí queda eso.

La selección de obras está bien, la selección de los zapatos está muy bien, la verdad es que encajan todos a la perfección, claro que da muchas más pistas si conoces la obra. Y los cuadros son de muy diferentes estilos, y para gustos colores pero para mí están muy bien,  otros muy muy bien. Pero la conjunción de las tres artes juntas me parece genial.

En la web del museo han tenido a bien publicar una foto en la que aparezco contando el primer día, cuando aún no estaba puesta la exposición.

Este museo se mueve, insisto, y merece la pena. Su director, Juan Carlos Martínez es un hombre inquieto, como debieran ser todos los directores de cualquier institución, con ganas de que su museo sea un espacio abierto y dinámico para el disfrute del pueblo que lo acoge y todo aquel que quiera disfrutarlo.

Por el lado de la biblioteca, también andan con ganas, así que habrá que estar atentos a ver con qué nos sorprenden.

Un lujo de semana, acompañado de Juan Vera, bibliotecario y seductor de la literatura infantil. En los almuerzos, largas conversaciones también con el director, aromadas por el zumo de naranja. Los grupos salían contentos, por la exposición y por los cuentos. Mis cuentos, historias vinculadas a los zapatos. El higo más dulce, de El fondo de cultura económico y Los pies en remojo, de mi Yayerías. En sus adaptaciones al nivel de estudios y sus versiones orales, en el caso del primero, mantuvieron en vilo a más de uno, y con la emoción a flor de piel a más de otro. Pero fue un lujo, divertido y no. Este año me decanté por probar con los "mayores del cole" cuentos en los que hay que escuchar, dejarse llevar por la voz, sin tanta algarabía o tanto humor. Funciona. A algún grupo le costó, pero funciona.

Por cierto, ¿a quién crees que pertenecen estos zapatos?

Población silenciada


La ofensiva paquistaní causa 2,4 millones de desplazados


La ONU denuncia que es el mayor éxodo desde el genocidio de Ruanda

Me encuentro con esta noticia, en voz baja, hoy en Público . Y me pregunto cómo dos millones y medio de personas pueden moverse tan silenciosamente. Haciendo el mínimo ruido al caminar, de manera que aquí, en este lado del mundo casi ni nos enteramos de que se marchan, de que dejan sus casas de toda una vida por miedo a perder la vida. ¿Acaso van de puntillas? ¿Acaso viajan de noche? 

No me explico que 2000€ que da un gobierno para comprarse un coche o el Barça en Roma puedan hacer más ruido que un grupo de gente igual a la población entera de la provincia de Valencia, desplazándose cargados pocas cosas, muchas dudas y más miedo.

No me lo explico.


A Monóvar le estoy cogiendo cariño. Desde aquel Contar en casa que compartí a lo largo del mes de marzo. El pasado jueves pude volver de la mano de la Biblioteca.

Esta vez a contar para adultos. Resulta que la Biblioteca Infantil tenía un secreto a sus espaldas: tras una cristalera enorme, esperaba un graderío al aire libre en lo más alto de la Casa de la Cultura. Allí, con maña y ganas, el personal de la biblioteca se las ingenió para que no me faltara ni buen agua ni buena luz. 

Me sorprendió el número de gente que vino. Me sorprendió a mí y creo que sorprendió incluso a la gente que vino. Mucha. En la foto se ve. La tarde fue cálida y fue siendo noche al son sandunguero de las campanas. Alicia y su gente cartelearon y corrieron el boca a boca.

La noche fue más fresca de lo que también esperábamos. Aún así lo pasamos bien. Muy bien. La hora y media pasó rápida ante un muy buen público muy despierto. Tanta gente con ganas, te exigen un buen baile. Las historias salieron muy cómodas y hurgando aún palabras nuevas. 

Un lujo también la cena de después, con la gente del curso, que vinieron incluso del de Elda. Y vuelta risas, y libros, y trozos de cada uno. Y un hasta luego que, imagino y deseo, no sea tardío.

Será el buen vino. Serán sus mejores gentes. No sé, pero le estoy cogiendo cariño a este Monóvar. Cada vez queda más cerca.

Desde hace algún tiempo, cada lunes, hablo de un álbum en la Biblioteca de los Elefantes . Estos son los diez últimos:


       

 
  


  


  

 
  

¿te animas a leerlos?


Me sorprendió escuchar esta palabra como sinónimo de estridente, desagradable. La frase fue "...era un ruido histriónico, muy fuerte..."  Al buscarla, descubrí su no recordada h.


histriónico, ca.

(Del lat. histrionĭcus).

1. adj. Perteneciente o relativo al histrión.



histrión.

(Del lat. histrĭo, -ōnis).

1. m. Actor teatral.
2. m. Persona que se expresa con afectación o exageración propia de un actor teatral.
3. m. Hombre que representaba disfrazado en la comedia o tragedia antigua.
4. m. Prestidigitador, acróbata o cualquier otra persona que divertía al público con disfraces.




Sueños

Mi otro abuelo me contaba cuando yo era niño, que se había distribuido mal la vida. Que le había dedicado poco tiempo a perseguir sus sueños y que los perdidos se le habían acumulado.

Tantos -decía- que si los juntáramos serían como un enorme barco mercantil de esos, varados, oxidados y olvidados en la orilla de una playa sola siempre, y siempre tranquila.

¿Y sabes por qué he llegado a tan viejo? -me preguntaba, y sin dejarme tiempo a responder continuaba- Por un sueño muy especial que aún tengo después de haberlo conseguido durante una buena parte de la vida. Aún voy tras él.

¿Y qué sueño es? -le preguntaba yo con mi asombro de niño.

Uno muy especial, que tiene forma de barquita roja con barandal bordado en blanco. Con esa barquita me escapo muchas noches y remando remando, despacito lo alcanzo.


¿Qué es narrantes?

REQUETEANDERSEN

Justo en la rotonda de delante de la casa de paja, el lobo sopló y sopló y sopló. Dio positivo y le quitaron tres puntos.


Quizá fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algún modo previsto
ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido
todas mis intuiciones se asomaron
para verme sufrir
y por cierto me vieron
hasta aquí había hecho y rehecho
mis trayectos contigo
hasta aquí había apostado
a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
una manera tierna
y a la vez implacable
de desahuciar mi amor
con un solo pronostico lo quitaste
de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito
sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahí nomás lo dejaste
a solas con su suerte
que no es mucha
creo que tenés razón
la culpa es de uno cuando no enamora
y no de los pretextos
ni del tiempo
hace mucho muchísimo
que yo no me enfrentaba
como anoche al espejo
y fue implacable como vos
mas no fue tierno
ahora estoy solo
francamente solo
siempre cuesta un poquito
empezar a sentirse desgraciado
antes de regresar
a mis lóbregos cuarteles de invierno
con los ojos bien secos
por si acaso
miro como te vas adentrando en la niebla
y empiezo a recordarte.

Igual que el otro día hablaba de la mala prensa, siempre bajo mi criterio, hoy me llega de la mano de Pep Bruno este artículo que habla sobre una de las noches más eróticas de Las Palmas de Gran Canaria. Éste es de Canarias al Día , pero Pep me manda otro de un blog personal que también se puede leer. Esto hace oficio. Feliz miércoles.




EL IV ITINERARIO DE NARRACIÓN ORAL DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA LLENA DE SENSUALIDAD LAS CALLES DE VEGUETA
Miguel Pérez Castellano. Las Palmas de Gran Canaria
   Votar   |      Enviar   |      Imprimir |   Comentarios (1)
José Manuel Garzón recita sus cuentos picantes ante más de un centenar de asistentes al Circuito de Cuentos Eróticos de Vegueta, celebrado el viernes 8 de mayo. / Quique Curbelo

"Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo./Lo que me gusta de tu sexo es la boca./Lo que me gusta de tu boca es la lengua./Lo que me gusta de tu lengua es la palabra", con este poema de Julio Cortazar se define la sensualidad hecha palabra en forma de cuento erótico.
La Luna llena, como oyente de excepción, permaneció atenta desde lo más alto a los dioses griegos, brujas enamoradas, gatos libidinosos y curas sedientos de sexo que pulularon por el casco antiguo de la capital grancanaria, la noche del viernes 8, a través de las historias en las que moraban.
clic para ver la galería    
El Circuito de Cuentos Eróticos que organizó por cuarto año consecutivo la Biblioteca Insular de Las Palmas de Gran Canaria, contó con cinco escritores llegados de diferentes partes de España.

La canaria María Buenadicha fue la encargada de comenzar el itinerario con sus cuentos místicos, llenos de sensualidad. “Prueben a echar un puñado de orégano en la bañera junto a su pareja”: así rezaba Abrujalea, experta en todas las capacidades afrodisíacas de plantas, frutas y animales. Protagonista de una de las historias de María.
musas
Las musas más sensuales incitaron a los transeúntes a unirse al recorrido erótico. / M.P.Castellano
La banda de música Dixland-Jazz guió y amenizó el recorrido desde un punto a otro, ayudada por cuatro bellas musas que animaban a los transeúntes a proseguir con ellas el curioso paseo del erotismo.


Cristina Verbena obsequió a los presentes con un recital de poemas traídos de diferentes lugares del planeta, como los Landais, poemas cortos escritos por las mujeres afganas,  “Ven y sé una flor en mi pecho./ Para poder regarte por la mañana./ Con una explosión de risa", es un ejemplo de la universalidad del erotísmo, según la autora. A su vez, susurró sus cuentos llenos de pasión y amor.

La calle Mendizabal fue testigo de la curiosa adaptación de un clásico como Caperucita Roja, llevado a cabo por Magda Labarga, quien presentó "con los reflejos del fuego en la piel desnuda", a la famosa protagonista. Las historias de la escritora madrileña hablaban de sexo, pero también de la felicidad y el optimismo.
Pep Bruno, hizo reir y sonrojar a más de un oyente con sus relatos y canciones picantes. A través de su humor puso el punto cómico a la noche. Con sus cuentos expresivos y sin complejos llevó a los presentes al antiguo Imperio Árabe aunque con una visión alejada de las típicas Mil y una noches.
La música sonó por última vez con José Manuel Garzón. El escritor narró historias pícaras y llenas de dobles sentidos de diferentes épocas, desde el siglo XVI hasta la actualidad, acompañándolas con canciones típicas de su Elche natal. 
Así cerraba una noche de magia, sensualidad y literatura que hizo las delicias de las varias decenas de capitalinos que decidieron pasear bajo la Luna llena por las empedradas callejuelas de Vegueta, siguiendo el embrujo del erotismo.
Y para terminar de una forma adecuada al tema, nada mejor que una adivinanza que contó el escritor Pep Bruno“Con la punta apunta, con el culo aprieta y, con lo que le cuelga, tapa la grieta". Piensen… y ante todo, no sean mal pensados.




En lo que queda de mayo andaré por
ju 21 ALCANTARILLA, mur
a.m. NUDO, en IES Alcántara, con alumnos de 3º, 4º de E.S.O. y primero de  bachiller.
ju 21 ELCHE, alc
17.30 PALABRAS DE ÁLBUM, charla sobre el cuento como recurso 
didáctico en el aula. En el CEFIRE, asistencia concertada.
ju 21 MONÓVAR, alc
21.30 ZAFA, sesión adulta, en la Casa de la Cultura Municipal.
vi 22 MONCADA, vlc
22.00 YAYERÍAS, en el antiguo mercado municipal
vi 29 TAVERNES, vlc
20.00 NUDO, sesión adulta, en la Biblioteca Pública Municipal.
vi 29 RAFELCOFER, vlc
22.30 YAYERÍAS, sesión adulta en el auditorio municipal.
do 31 MADRID, mad
18.00  CUENTOS DE MALETA, sesión familiar en la Carpa Infantil de la Feria del Libro, parque del Retiro. 
19.30  CUENTOS DE MALETA, sesión familiar en la Carpa Infantil de la Feria del Libro, parque del Retiro.
Feliz primavera
A disfrutarla entera.
Félix Albo

Cuando fui pequeño, mi padre me llevaba en la parte de atrás de un renault ocho blanco, sin cinturón ni nada (que no era ni moda ni ley), acompañado por mi hermana y un canario gris que se llamaba Gris (el canario, claro). 


Mi madre, junto a una radio que rara vez esparaba a que acabara una canción entera para perder la sintonía, una botella de agua fresca dentro de una nevera a sus pies donde se apelotonaban  también bocadillos de tortilla, pan, chorizo y melocotones, acompañaba a mi padre en la parte delantera.

Me he pasado una gozosa infancia recorriendo la península en la privilegiada ventanilla izquierda de un coche con xilófono en la refrigeración trasera del motor. Una ventanilla que cuando se acababan las canciones, la conversación familiar o los juegos fraternales del veo veo o las palabras encadenadas, se convertía en una puerta que conjugaba muy bien mi adentro efervescente con el afuera pasajero y bello. Por aquella época las carreteras acariciaban la tierra subiendo y bajando con ella,  y tu emoción subía en forma de suspiro y te dejaba un ¡ay! que había a quien le mareaba. Mientras los campos se extendían allá y los "pueblos pueblos" que cruzaban las "carreteras camino" de entonces, permanecían silenciosos o no, ante mi mirada de niño que mira. 

Y así soñé más ciudades y pueblos de los que conocí. Y mira que mi padre andaba empeñado en enseñarnos lugares nuevos cada fin de semana. Y nosotros con ganas, a veces, lo disfrutábamos siempre. Y así, se me escapan pocos pantanos del centro peninsular. Menos que a mi padre conejos que dejaba atontados de una colleja que yo maldecía pero que olvidaba al día siguiente en el que aquel conejo acompañaba a un arroz exquisito.

Cuenca fue una de aquellas dulces ciudades de familia. Recuerdo las cuestas, las piedras por todos lados, alguna foto perdida y la Ciudad Encantada. Así me quedé yo, deseando expropiar a quien fuera aquella zona para irme a vivir y enseñar la ciudad encantada a mi manera, a mis amigos. Es curioso el caciquismo que a veces surge en la infancia. Hay gente que no se cura y a los 40 sigue soñando con expropiar para apropiarse.

Con esa imagen me quedé: Cuenca, Ciudad de Piedra.

De joven, adolescente diría yo porque tenía más faltas que virtudes, regresé mochilero y enamoradizo a esta ciudad que me sorprendió con dos ríos que la abrazaban y que yo no recordaba, y como estaba enamoradizo me enamoré, pero del agua. Cuenca, ciudad De Agua.

Me manifesté enamorado desde el principio, convirtiéndose Cuenca en un punto estratégico de mis nostalgias. Pasear sus calles altas o las costas bajas de sus ríos en el silencio de la noche es un regalo único al alcance de cualquiera. 

Y así con mi renault dieciocho, blanco también, fui conociendo más esta ciudad y sin dejar de ser Cuenca, De Silencios, De agua, De piedra, pasó a ser De Vinos, De Buen Yantar a chirla come.
A Cuenca llega una de las carreteras más bonitas que aún nos quedan. La N-420, que nos trae desde Teruel, bordeando el agua, celebrando la naturaleza, amansando la vida.

Tuve la suerte de que mi oficio de viento me ligara más aún a esta ciudad. Tanto que desde hace ocho años con éste, cada Feria Regional del Libro y de la Lectura de Castilla La Mancha, aparezco por allí. Tantos años, con sus noches, dan para mucho, y de hecho hay gente a la que sólo veo una vez al año, en Cuenca, como con Belén, la Kalandraka, la señora de las bolsas azules y los libros bonitos con quien reservo risas y conversaciones bonitas para celebrarlas en esta ciudad. Y la alegría es grande. Sobre todo al saber que no sólo me pasa a mí y es que Cuenca, es también ciudad De Encuentros
 
Cuenca es una verdadera ciudad oreja. Se lo ha ganado a pulso. De los treinta y dos que éramos hace ocho años cuando fui a contar vestido de blanco y descalzo mis cuentos bíblicos, a los más de cuatrocientos que fuimos la noche del pasado domingo donde estrené Fuego. Más de mil ochocientas personas se han acercado a escuchar las historias de este año que era el primero que llevaba nombre de festival: Cuenca, ciudad De Palabra. Un nombre bonito para un encuentro que desde la primera noche ya sorprendió gratamente tanto por la gente que escuchaba como la voz de quien nos hizo un repaso por la cultura porcina y vinatera a la que pertenecemos. Un grande Ignacio Sanz, una delicada Virginia Imaz, una sorprendente Jaquelín de Barros, y un brillante Aldo Méndez.

Es curioso también como casi todas las noches apareció en alguno de los cuentos, la figura de la persona que cuenta y la fuerza de las palabras. A veces esporádicamente, a veces tomando las riendas de la sesión entera. En las noches de cuentos se hablaba de contar cuentos. Y así tuvimos al romancero de Ignacio, o a la abuela de Aldo, o  el señor Ziripot de Virginia que nos sedujo a lo largo de su sesión.

Este año estrené Fuego. Una sesión donde otro contador, Eufemio Sanchez Morcón, da sentido y amalgama las historias que la forman. Cinco historias y una carta de amor donde la palabra, el fuego y la mirada toman un papel único.  Cinco historias y un secreto, un secreto por el que Eufemio fue proscrito y luego necesario. Cinco historias que cuento y un secreto que comparto con una carta de amor.

Estreno sesión para adultos desde hace cinco años con éste. Estrenar en Cuenca es un reto y un goce. Los grandes retos suponen grandes esfuerzos pero también dan grandes satisfacciones. En Cuenca me pongo más nervioso que nunca. Algunos cuentos toman voz por primera vez, ante un público tan exigente como universal. El público de Cuenca es el molde de la voz de mis historias. Y si gusta en Cuenca, gusta bien.

A Fuego le queda un año de pulir, de trabajar, de reafirmar. Fuego me rueda por dentro, me acompaña en muchos de los kilómetros que hago, le busco sus canciones preferidas y va ajustándose poco a poco. En el invierno del año que viene la incorporaré a mi repertorio. Para entonces estará cosida y remendada, dispuesta a seducir y dejarse seducir.

El mismo proceso pasaron Nudo , que ya dejaré de contar este mes como espectáculo para adultos afincándose en secundaria donde funciona son soltura, Yayerías , Las Cuatro Esquinas  y Zafa, la sesión que estrené el pasado año y que con solo dos historias recorre la vida de alguien sin ningún particular a simple vista, pero con muchas cosas que contar así, de cerca. Una versión de Zafa reducida y adaptada la he estado contando estos días pasados en Elda, a alumnado de 5º y 6º de primaria y les ha gustado.

Detrás de la Feria hay mucha gente. Mucha a la que agradecerle todo, desde una mesa para poner los libros, a un micro con diadema, una botella de agua, una cerveza, una sonrisa, un...



Caber cabrían, pero seguro que me dejaría a alguien. Me hago hueco en el párrafo para de entre todos nombrar a David, motor y hacedor de mucho de lo que aquí se trajina, en especial lo vinculado con el cuento contado, con la palabra dicha.


Así que, a modo de representación de todos, valga esta foto donde están otros motores también, valiente polvorilla la de la foto con, desde la izquierda, Julia, Mila, Virgicris, David, mis restos y Begoña, y vaya con ella (con la foto, no con Begoña) toda mi admiración y gratitud a la organización y al público de Cuenca, ciudad De Palabra.

Esta semana uno por día, hasta los siete que más me han gustado de él. Una selección complicada de entrada, pero la verdad es que este grande, me iba calando más conforme iba conociendo su obra.


Defender la alegría


Defender la alegría como una trinchera 
defenderla del escándalo y la rutina 
de la miseria y los miserables 
de las ausencias transitorias 
y las definitivas 

defender la alegría como un principio 
defenderla del pasmo y las pesadillas 
de los neutrales y de los neutrones 
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 

defender la alegría como una bandera 
defenderla del rayo y la melancolía 
de los ingenuos y de los canallas 
de la retórica y los paros cardiacos 
de las endemias y las academias 

defender la alegría como un destino 
defenderla del fuego y de los bomberos 
de los suicidas y los homicidas 
de las vacaciones y del agobio 
de la obligación de estar alegres 

defender la alegría como una certeza 
defenderla del óxido y la roña 
de la famosa pátina del tiempo 
del relente y del oportunismo 
de los proxenetas de la risa 

defender la alegría como un derecho 
defenderla de dios y del invierno 
de las mayúsculas y de la muerte 
de los apellidos y las lástimas 
del azar 
y también de la alegría.

Me levanto con esta noticia que leo en Público y en El País .
Hombre preso que mira a su hijo fue uno de los poemas que me enganchó a la lectura de ese poemario de hombre que te lleva de lo dulce más dulce a lo duro más duro. 
Saramago invitaba a sacar de la quietud a sus poemas para que cuando despertara lo hiciera sonriendo. Realmente, creo que se despertaría sonriendo sí o sí, pero en esta semana reseñaré los poemas y cuentos que más me gustaron de su obra y que me acompañaron y me acompañarán tiempo por delante.
Invito a leerlo para que pinte de un color y un regusto concretos el día.

Feliz semana.


Hoy hace seis años que Ignacio Escolar inauguró su blog. Ignacio Escolar (exdirector de Público),  trata la noticia y la elabora con un tono muy oral, lleno de ironías elaboradas y nada rebuscadas. Es parte de la prensa que leo y, con él disfruto. Este artículo, del 14 de mayo, por ejemplo:


Camps y la defensa Bart Simpson

Lo de milano bonito es ya una trajedia italiana (con j de traje). El imputado Francisco Camps ha apostado toda su defensa a una sola carta: la nulidad del proceso. Para ello ha contratado a los mejores abogados, especialistas en encontrar el defecto de forma, esa puerta de atrás de la Justicia que tan útil ha resultado a otros ilustres acusados de corrupción, como el ex tesorero del PP Rosendo Naseiro. Es la misma defensa que usa Bart Simpson cada vez que le pillan ante un cristal roto con un tirachinas en la mano: “Yo no fui, nadie me vio, no puedes probarlo”.
Si tiene suerte y su abogado encuentra ese asidero, puede que a Camps le baste con ese oportuno defecto de forma para librarse de una condena judicial. Pero ni siquiera así escaparía de la condena política, aunque el juez no pueda probarlo porque las pruebas queden invalidadas. Camps no quiso escuchar a varios de sus asesores (entre ellos, otro de los imputados), que le aconsejaron reconocer que su amiguito del alma, el Bigotes, le había comprado unos trajes, y rechazar después que eso fuese un soborno. En lugar de admitir la menor para negar la mayor, el presidente de la Generalitat prefirió enrocarse en un silencio sólo roto con una afirmación cada día más difícil de creer: “Yo me pago mis trajes”.
A medida que el caso avanza, queda claro que la implicación de Camps en la trama Gürtel no era un capricho de juez estrella, sino una realidad innegable hasta para un juzgado tan cercano al presidente como el TSJCV. Ahora que Camps ya está imputado, ¿cómo justificará Rajoy que no se le haga dimitir, como al resto? El ninot indultat lo tiene difícil. Ya no puede decir que la culpa es del profe Garzón, que le tiene manía.


La prensa y el oficio





Cuenta-cuentos: los niños se divierten

www.torreguia.es · Sábado, 2 de Mayo, 2009 · 0:02 h. 


Fernando Guardiola
Durante los sábados de abril, se han celebrado en la Biblioteca Municipal diversas actuaciones de cuenta-cuentos, en los que se ha intentado hacer pasar unos divertidos momentos a los más pequeños. Han sido varios los cuentos que se les han ido representando, aunque es de destacar la representación del último, realizado el día 25 en el patio, donde, bajo una incipiente lluvia, y con motivo de la celebración del día del libro, se quiso acercar a los niños la figura de Cervantes y su obra cumbre, «Don Quijote de la Mancha». Aunque al principio los niños esperaban otro tipo de cuento más infantil, al final y con el buen hacer de los chicos que realizan esta labor, se supieron integrar y disfrutar y reírse con ciertos pasajes de la obra.
Es curiosa esta noticia que encuentro por internet. La leo y la releo y me  produce cada vez una sensación más extraña. Extraño es, desde luego el tratamiento cotidiano que frecuentemente se da a nuestro oficio en los medios. Por ejemplo,  ¿quién cuenta? ¿da igual? Y como ésa, que creo básica, hay un montón de preguntas más que se me vienen a la cabeza. 


Aún así, el artículo viene firmado con un nombre y un apellido, no pone periodista, o mejor, un periodista, o ajustándome más a su estilo, un chico que realiza la labor con muy buenhacer. Quizá este periodista desconozca que mi trabajo es un oficio, una profesión. Quizá ni lo pueda imaginar, pero digo yo, qué mejor persona para preguntar lo que no se sabe, que un periodista.


A veces nos hacen entrevistas y pocas las realizan personas que sepan de lo nuestro.  Ni tan siquiera han puesto en google contadores de cuentos, o cuentistas, o algo que me ubique. Lo descubres por el tipo de preguntas que te hacen, o por la poca conexión que tienen entre ellas, o, las menos, por el poco interés que le suscita el tema.


A veces tenemos que explicar al profesional (sobre todo gráficos), siempre que se nos quiera escuchar, que no pueden ocupar el plano visual entre el público y nosotros, o el escenario mientras estamos contando para hacer una foto, por ejemplo, o no pueden entrar y montar el trípode cuando el cuento ya ha empezado, que todo eso molesta a la comunicación entre el público y nosotros. Que agradecemos su trabajo en la medida que no entorpece que el nuestro se desarrolle, y va más allá de que se escuche bien. Hasta una entrevista he visto hacer a un niño, mientras contaba.


En el pasado Cuenca, ciudad De Palabra, un narrador se vio asaltado violentamente por un fotógrafo de un periódico local. ...para cuatro cuentos de mierda que cuentas... le llegó a espetar. 


Poco a poco, paciencia. Es cierto que hay veces que es todo un lujo. Me viene a la cabeza y casi sin pensar el caso de Segovia, donde A.Arribas acude a todas y cada una de las sesiones que Ignacio Sanz organiza dentro del festival de esa bella ciudad. El grado de disfrute, en mayor medida frecuentemente, lo hace público en el periódico El Norte de Castilla, con ojo realmente crítico; por ejemplo, bajo el título ANOCHECE QUE ES BASTANTE , hizo la crítica a mi participación en el festival hace dos años. Y así con todos. Un lujo, insisto.


Encontrar periodistas así es proclamar el buen hacer de nuestro oficio. Esto hace público, reafirma espacios, ésta labor informativa, proclamadora, junto al buen trabajo que cada profesional realiza sobre el escenario cada vez que se da una sesión de cuentos. Y si no hemos hecho el trabajo pues también.


Poco a poco, paciencia. A ver si podemos organizar una sesión de las buenas en un congreso de periodistas y así tengan la oportunidad de comprender que contar cuentos va más allá que mantener entretenidos a unos chicos. 

. . .