#lunesdeperita
cada semana una nueva historia rondando a una palabra concreta.



REFLEJO .félixalbo

Se dio cuenta una tarde. Se andaba mirando y ensayando el saludo fascista frente al espejo.
Alzaba con energía su brazo derecho; bien extendido,  y su palma estirada, que se reflejaba nítida en el cristal plata. La misma velocidad de movimientos solo que... con la mano izquierda.

Si se enteran los de mi peña -pensó- igual se mosquean. Y si se mosquean mucho me echan. Y a lo mejor antes de echarme igual me arrean, por traidor.

Un calor bochornoso se apoderó de él. Se puso de espaldas al espejo, miró de reojo a su reflejo que también estaba de espaldas. 
Levantó su brazo derecho y: ¡Joder!, ¡mierda mierda mierda! ¡Me van a matar! ¡Me van a matar!

Se puso frente a frente. Intentó despistar a su reflejo, levantar el brazo rápido. Disimular y levantarlo de imprevisto, pero su reflejo parecía pensar lo mismo que él. Lo mismo pero al revés.
Eso pensó. 

Si piensa lo mismo que yo, pero al revés, igual le gustan los negros. Y los gitanos. 
¡Joder! En ese mundo de ahí dentro soy un puto de izquierdas.

Solo consiguió que levantara su brazo derecho levantando él su brazo izquierdo. Sonrió, pero al darse cuenta de lo que estaba haciendo, entendió por qué su reflejo también sonreía, quizá con más sorna aún. 
Bajó su brazo a la vez que su reflejo y levantó el otro repetidamente.

¡Levanta el puto brazo derecho -le dijo-! ¡El derecho! ¡El derecho! ¡Heil! ¡Heil!

Nada. Se sentó en la cama tratando de buscar la manera de vencerle. Su desesperación quedaba fuera del ángulo del espejo por lo que mientras sostenía su cara entre las manos, imaginaba a su invertido mofándose. 
Había levantado su brazo izquierdo. ¡Qué imagen! No podía con ello.

Entró su novia en la habitación. Sin llamar.

¿Qué te pasa John? -le dijo acercándose.
¡Tengo un puto rojo ahí -y señaló el espejo-. Vive ahí ¿entiendes?
¡Qué dices John! -sonrió dubitativa.
Ven.

La llevó frente al espejo del brazo. La puso delante de él, en silencio.
Se quedó boquiabierto. 
Su novia, quizá por el ángulo, por la luz, parecía un chico.

¡Un tío! -dijo-. En ese puto mundo eres un tío. 
¡Claro, joder! Es mi invertido. ¡Soy un maricón de mierda! -gritó.
¡Pero qué te pasa cari! -acertó a decir su novia antes de que él reventara su puño astillando el cristal. 

Los pedazos cayeron al suelo mientras a sangre comenzó a recorrer los nudillos de su mano.
En el taxi, llevaba la mano envuelta en un paño.

Muérete hijo puta, muérete hijo puta -repetía en el asiento de atrás mientras ella, nerviosa le acariciaba su cabeza pelada.

En el hospital le curaron los cortes con puntos, yodos y algodones. 
Con lo de su cabeza, no pudieron hacer nada.

___________________________________________
B - barruntar.
(Quizá del lat. promptāre, descubrir).
1. tr. Prever, conjeturar o presentir por alguna señal o indicio.
___________________________________________

¿Quién no ha pensado alguna vez con el mundo que guarda un espejo? ¿Tendrán memoria? ¿Seguro que es solo un reflejo?
Los espejos guardan tantas historias...

Feliz semana. Abrazos a capazos.

Félix Albo.

Programación de enero

Boletín mensual de FÉLIX ALBO Pasos

¡HOY! 14 ene VALENCIA vlc

 

¡MAÑANA! 15 ene PETRER alc
30 ene BENICASSIM cas
#TEREGALOUNCUENTOcada #lunesdeperita
¡Ya los leen más de 500 personas cada semana!
¡SÚMATE! en face, tuitter o el blog.
Lee y disfruta.
Son sólo 3 min.
 
¡FELIZ engAÑO NUEVO! Esto siempre lo decía un amigo grande y siempre me acuerdo en estas fechas.

Seguro que has empezado con fuerzas y ganas. Esa es la actitud.

Enero siempre ha sido un mes tranquilo así que tengo actuaciones solo en la COMUNIDAD VALENCIANA. ¡No me lo puedo creer! Y empiezo hoy mismo, en VALENCIA, así que si andas por allí o tienes a alguien que quieras que pase un muy buen rato, ¡TE VIENES! y ¡QUE SE VENGA!

Mira, mira.


ALICANTE
jue 15 PETRER
22.00h. FAROS (ad.). Mi último espectáculo para público adulto. Prepárate para 60 minutos de risas y emociones. Pero prepárate ¿eh?. Luego...
EN TETERÍA LAS MIL Y UNA NOCHES - c/ Societat Unio Musical, 8 - 3€ la entrada
CASTELLÓN
vie 30 BENICASSIM
20.00 h. PESPUNTES (ad.) Risas muchas, y ternura a mansalva. Y una historia de amor que tienes que oír...
EN ESPAI DE LA MÚSICA - c/ Dolors, 132 - Entrada 3€
VALENCIA
mié 14 VALENCIA
22.30h. EL PUEBLO DE LOS MELLADOS (ad.). El último pase antes de  su estreno en teatros. Un no parar, ha quedado que es un no pa rar. ¡No te lo puedes perder!
EN SALA ÓPERA VALENCIA - av. de Aragón, 22 - Consumición mínima 5€.
 
Y ya está.

Bueno, este mes arranca el PIPIRIPAO de Zuera y acaba el de Aspe. El PIPIRIPAO, ya sabes, esta actividad que hago con padres, madres y profesionales de la enseñanza donde contamos, leemos y disfrutamos de lo lindo con los libros buenos de laBibliotecadeloselefantes.com

Y ando creando, remozando y haciendo números (joé).
Y ya sabes que cada semana, una historia nueva con los #lunesdeperita. Hoy mismo he colgado en la web la primera del año.

El mes que viene compartiré un curso en Jérica, el primer fin de semana, 6, 7 y 8. En Jérica. Y andaré por Elda, por Murcia, por Orihuela y quién sabe si por Madrid y algún sitio más. Toda una incógnita.
Para el curso, si quieres puedes ir reservando plaza o pidiendo más información en distribucion@felixalbo.com o prestar atención a las redes (face y twitter) aunque el boletín de febrero vendrá con toda la información (si quedan plazas, claro).

Ale. UN ABRAZO de esos de estación de tren.

Buen mes.
Buena vida.

Abrazos a capazos.
2015
Este correo lo recibes porque en algún momento has facilitado tu dirección para ello.
Puede que exista algún cambio respecto a la información reseñada.
Contacta en 
distribucion@felixalbo.com para confirmar o solicitar más información.
GRACIAS

En facebook 3436 amigos y 1656 seguidores
En twitter 1289 y esta programación más de 5500 direcciones.
Un regalo, vaya.


 
Email Marketing Powered by MailChimp


FÉLIX ALBO
es miembro de AEDA,
la Asociación de Profesionales
de la Narración Oral en España.


#lunesdeperita. Cada semana una historia rondando a una palabra.

OCASO .félixalbo

Era la tercera vez que Salvador estaba en la capital. La primera fue de niño, con su padre, a arreglar unos papeles que no consiguieron. La segunda, de excursión, con un matrimonio amigo. Una aventura que no dejó un buen recuerdo. La tercera esta; en el hospital con su María.

Se le ha hecho la sangre agua -le dijo a la compañera de habitación. Y él bien sabía que el agua era la vida sobre los surcos de la tierra, pero era la muerte en los surcos de las personas.

Miraba por la ventana entreteniéndose con el tráfico de los coches que parecían de juguete, y los semáforos que daban paso a bloques compactos de gente que cruzaban deprisa y se detenían, y pasaban cruzando para detenerse de nuevo.

Le llamó el doctor, pero no al pasillo como el día anterior, sino al despacho. Estaba cansado y la preocupación no le dejaba dormir. La ciudad, el pasillo del hospital, todo era como una losa y ahora...

Siéntese -le dijo el doctor tratando de ser amable. Le miró en un silencio que rompió sin aviso con una cascada de palabras que parecían quedar flotando en el espacio aséptico y probablemente esterilizado de aquella salita: médula, glóbulos, neoplasia, linfoblástica, hemograma... Se dibujaban borrosas ante los ojos de Salvador que se abrieron al escuchar algunas como maligno, médula, anormal, hemorragia, órgano vital...

Salvador tenía el ceño fruncido y sus ojos verdes miraban fijamente a la boca del doctor.El médico se dio cuenta. Hizo una pausa y retomó la conversación tratando de simplificar el mensaje, pero solo consiguió que a aquel hombrecito mayor se le arrugara también la barbilla y comenzaran a acumularse agüillas en los ojos. Descansó su espalda sobre su silla de oficina y suspiró.

¿A qué se ha dedicado usted, Salvador? -le dijo cambiando el tono.

¿Yo? -dijo sorprendido sin entender a qué venía esa pregunta-. Al campo, a la tierra. Bueno no -se interrumpió a sí mismo-. Al agua. Al agua para la tierra. He organizado y repartido el agua de los campos de donde nacimos mi mujer y yo.

El médico le miró profundo. Sonrió levemente y se incorporó sobre la mesa.

¿Sabe?, yo soy de un pueblo pequeño de la Vega del Segura. Imagínese -le dijo- que su mujer es la tierra; Y le comenzó a hablar de azarbes, canales y canalillos. De portillos, de cangilones, de atascos y desbordamientos, de posos, de lodos, de balsas, de anguilas... 
Salvador lo sabía. El agua que no está encauzada no puede hacer sino mal. Entonces lo entendió. A la sangre también le pasa.

Tuvo tiempo a despedirse. A decir todo lo que tenía que decir que, a veces, consistía solo en acariciar el pelo de María; tomar su mano, uno o dos dedos; o mirar guardando silencio. Eso le bastaba para, de vez en cuando sonreír. 

Le rebosó la vida -decía en el tanatorio cuando la emoción le dejaba-. Le rebosó la vida y se le ahogó el alma.

Esta tarde le he visto, en la dormida del sol, mirando cómo el agua corría alegre por los surcos del guisantal.

Al verme, como siempre, ha sonreído para seguir mirando el acabar del día.

___________________________________________
adrar.
(De *adorar 'dar ador o turno [de riego]').
1. tr. Repartir las aguas para el riego.
___________________________________________

Hay inviernos que nunca dejan de ser otoños. 
Hay días que parece que no se estiren y el frío lo invada todo, las afueras y los adentros. 
Hay momentos en los que a uno, no le queda más remedio que recogerse y esperar.

En esa espera es cuando se da la contemplación. Miramos un atardecer, el baile de una rama al viento, la caricia imposible de la llama sobre el leño o al pájaro remojando su cabeza en un reguero de agua fría.

No es perder el tiempo. Es parar. Saborear esa pausa desde la plenitud y la calma. Sentir que todo tiene una cadencia antigua, ancestral. Que todo, especialmente la vida, nos rodea a su ritmo y que a menudo vivimos totalmente descompasados y sordos.

El invierno es el tiempo de la contemplación, del receso, de la tregua... Ya llegará la primavera. Ya casi está aquí, ¿la oyes?

Arrancamos este dos mil quince con su primera perita con la letra A. 
La semana que viene le toca a la B.

Feliz semana mientras.
Feliz vida.

Abrazos a capazos.

Félix Albo.

. . .