Hoy marcho al mercado, como todos los domingos. Quizá escuche canturrear esta canción. Se nos fue un hombre generoso, poeta, cantor, voz de pueblo, voz de sueño, voz de humor, caminante, viajero, conversador, irónico, certero, amante de su tierra y soñador.

Nos queda todo el rastro que ha ido dejando. Nos queda todo su sabor.

Y sí, estamos convencidos.

Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad.
...
También será posible que esa hermosa mañana, ni tú ni yo, ni el otro la lleguemos a ver. Pero habrá que empujarla para que pueda ser...

Habrá que empujarla para que pueda ser.

Habrá que empujarla. Para que pueda ser.

2 comentarios:

    On 19/9/10 12:18 Susana dijo...

    Descanse en paz un gran hombre, una grandísima persona que luchó pr los intereses de los suyos antes que por los suyos propios. Un ejemplo a seguir, creo yo.

    Un abrazo a él, allá donde esté. Otro a ti, Félix.

     
    On 20/9/10 12:21 Blanca dijo...

    Él ya no está, pero nos quedan sus canciones, sus poesías, sus libros, y como dices tú, su sabor.
    Para mi, Labordeta, siempre significará libertad.
    Un abrazo

     

. . .