ESQUIVIAS, Toledo

Esquivias era uno de los pueblos que bordeé el pasado miércoles.

Esta manía, que da salud a los habitantes, de sacar las carreteras de las poblaciones, te impide, muchas veces en no enterarte de por dónde estás pasando.

En este pueblo vivó Cervantes. La biblioteca está ubicada en el pajar de la que fué su casa. Bueno, la del padre de su mujer, que luego pasó a ser suya.

A las 12.10 comienza la sesión. Cuentos sin libro, cuentos con libro. Un oh! ante Alicia en el país de las maravilals (Kókinos). Y más cuentos. Nos animamos a leer y quedamos en volver a vernos.

Después visita a la casa de Cervantes, sus estancias, su bodega, su cueva... Antiguamente, este pueblo estaba comunicado por galerías subterráneas donde los vecinos guardaban el vino, según nos cueta la guía. ¿Nos? ¿A quién?, a Ángeles, Pau y a mí. Compañeros especiales de este viaje.

Dormimos en Toledo. Mañana, 30, para casa.

LOS PALACIOS, Alicante

Los Palacios es una pedanía de Rojales. En este pueblo ya estuve, no hace mucho.

Esta vez me contrata una asociación de madres y padres que se han juntado para llevar a cabo actividades socioculturales para sus hijos e hijas alternativas a las propuestas por el Ayuntamiento. Me encanta la gente con iniciativa. Se han asociado, se han liado la manta a la cabeza y hale. Han programado dos semanas de actividades en estas fiestas. Es su primera programación y no les va nada mal. El salón de actos se llenó con gente con muchas ganas.

Lo pasamos bien. Me gusta trabajar cerca de casa. Vuelvo en un tris.


Las fotos, en cuanto me las manden las cuelgo.

UGENA, ToLEdo

Para llegar hasta esta localidad ubicada al lado de Illescas, tomo, desde La Roda, una autopista nueva que han hecho. Aún andan levantando las gasolineras. Me llamaron la atención tres cosas: el buen firme, la cantidad innumerable de puentes y lo que rompe en el paisaje esta lengua negra y estéril.

Ugena es un pueblo que ya conocía. Vine aquí con Maricuela, hace lo menos nueve meses. Ella contaba para público infantil y allá que me fui yo. O íbamos o veníamos de Salamanca.

La biblioteca es chiquitita pero acogedora. Tiene un fondo de álbumes infantiles muy selecto.

En la sesión fuimos pocas personicas. Once, en el momento de lleno total. El público que esperábamos era juvenil, pero al final vinieron más pequeñines. Encantando de susurrar mis cuentos a esas veintidós orejas que las escuchaban. Las sesiones con poca gente, de entrada, son más frías, pero cuando se crea el ambiente para escuchar, son de lo más especiales.

Volveremos.

.

Félix Albo cuenta historias. Recorre kilómetros y kilómetros provocando emociones sólo con sus palabras al público que le escucha: público joven y adulto y también familiar, de primaria, de secundaria y adolescente. 
También le encanta hablar de su trabajo y compartir lo poco que sabe con quien quiera acercarse al arte de narrar bien como espectáculo, bien en casa con sus peques, bien en la escuela como herramienta didáctica o de intervención social.
Aquí puedes encontrar información de todo su trabajo: sesiones, formación, publicaciones...

Para contactar con él puedes hacerlo a través de

su correo electrónico felix.albo@gmail.com

o su teléfono 629444507, que si no te lo coge puedes dejarle un mensaje

Ahora ya lo tienes localizado.

JUMILLA, MuRcia


17, domingo

Es el aniversario de un lugar especial en Jumilla: El brujas.

José Luis y Ali son dos amigos de esos que se hacen de querer. Hacía tiempo que no nos veíamos, pero mira, de repente aparece una ocasión. Llego justito de tiempo por un atasco y un control de alcoholemia. Cuando llego el local está lleno y, sin más, empiezo a contar.

Las palabras van escurriéndose entre la gente para llegar a todos los oídos. La primera historia gusta, la segunda más y, poco a poco, yo me voy relajando (iba agobiado por llegar justo) y las palabras siguen saliendo dando forma a las historias que restan. Un descansillo en medio, la segunda parte, un montón de gente se apunta a "pasos" y nos vamos ce cena. Me dio alegría reencontrar a Ana, después de la última, que fue en... ¿Etnosur? Un lujo.

En Jumilla siempre ha ido bien. En el Brujas se junta buena gente de esa que se deja llevar por las palabras porque saben que lo vamos a disfrutar.

Encantado ceno con Ali, José Luis y el resto de gente del Brujas.



Abrazos.

16, sábado

Contar en el Clan es contar en casa. Aquí conté mi primera sesión sólo. Por estas fechas, además. Aquí Pablo y yo vivimos momentos geniales, entre nosotros y con nuestro público. Y también está Mamen. Sigue igual que siempre... sonriendo.

Al principio no éramos muchos, pero se fue llenando de gente y de palabras. Yayerías y una petición fueron las historias que escuchamos, fueron las historias que conté. Al final abrazos y cervezas para una noche que se extendió poco más allá con más palabras, algo de música y alguna que otra cerveza.

La que hay colgada está hecha por el dedo de Ángeles, con quien tuve una cena la mar de bonica. Hay más fotos aquí hechas por el fotógrafo oficial del Clan.

Me lo pasé bien. Gracias.


ZARAGOZA, ZAraGoza

Como cada mañana, la niebla me acompaña en el silencioso despertar. Hoy es mi ultimo día aquí y, como despedida, a las 9.00 escucho el canto de voz aguda. Hace el despertar más agradable.

Hoy me quedan dos colegios de primaria. El primero Juan Pablo Tonet, donde me esperan 1º, 2º y 3º de primaria. El colegio lo están ampliando y, a pesar de hacerse la actividad en el gimnasio, donde el eco junta unas palabras con otras, y ser cerca de los 80 chavales y chavalas, lo pasamos bien. Los cuentos van saliendo de mi bolsa con casi tanta impaciencia como las personas que los escuchan. Muchas ganas de participar y de sorprenderse, por eso se mantiene la atención y la escucha. Acabamos bailando.

Habían preparado un micrófono, pero se creó el ambiente genial para no necesitarlo. A mí me gusta más.

Como todos los días que he estado aquí, bajo a comer al Birosta, un vegetariano delicioso donde también tienen una biblioteca. Allí pruebo por primera vez en mi vida borrajas. Me gustan. Me hago socio de la biblioteca Frida Kahlo y me voy al cole de la tarde.

Hermanos Argensola, en el barrio Montañana. Un colegio de esos que te da aire de bonico al entrar. Tienen una sala que es comedor, gimnasio, salón de actos... Pero me sorprendió el sistema de plegar y desplegar, en un santiamén, las mesas y las sillas. Dos grupos de 50 de los más pequeñines de la escuela vinieron a escuchar las historias que salían deprisa deprisa. Casi nos olvidamos de la foto.

Y, bueno, me marcho de esta ciudad. Una ciudad que conocía un poco ya, pero que cada vez que vengo, me gusta más.

Atrás dejo al Pilar, con su río abierto, la niebla y esa voz que me acompañó en el despertar del día cada mañana.

Gracias Maricuela.

Cruzo los Monegros con una niebla más que espesa. No estoy acostumbrado a estas condiciones meteorológicas y, quizá por ello, disfruto mucho.

Llego a L'Hospitalet y me da tiempo a pegar un bocado, que al final con las prisas no he podido comer. Allí me espera Laura Rodríguez, narradora. Patricia está malica. Cuidatemé.

El dublinners es un bar donde se lleva contando mucho tiempo.
Mucho. Y se nota. Somos unos treinta, escuchando con ganas. Y eso da gusto. Las historias de Yayerías salen suavemente para llenar el local.

Después cenita tranquila con una amiga y... para Zaragoza. La niebla sigue en Monegros.

Agradecido al local, a Patricia, a Laura, a Xavi, María de la O, a ... siempre hay más.

ZARAGOZA, ZarAgoza

Jueves, 14

Penúltimo día en esta ciudad. Que frío que hace. Qué niebla.
Hoy descubro una libreria genial. Me la recomendó Samuel: los portadores de sueños
Librería con libreros, gente que sabe de libros, que los quiere y los disfruta y saben de qué están hablando. Un rato genial. Me voy cargadito de libros.

Hoy sólo cuento en un Instituto a chavales de 1º de la ESO. Hago dos grupos de 50 aproximadamente. El primero es un poco complicado, vienen del recreo y cuesta centrarnos. Con lso cuentos estupendo, con la charla se nos va un poco la cosa. Lo importante queda dicho.

El segundo grupo mejor. Mucho mejor. Las opiniones, tras disfurtar los cuentos (que gustaron según ellos mismos) cruzaban la sala de lado a lado. Las manos se levantaban previas a la palabra con ganas. Nos faltó un poco de tiempo, creo.

Cada vez estoy más convencido de que estos programas hacen falta, pero no de manera puntual. La literatura es un buen apoyo a la tolerancia. Podemos aprender tanto...

Del grupo no hay fotos aún. En cuento me las envíen las cuelgo.

Como. Me voy para Hospitalet del Llobregat.

Ale, hale.

ZARAGOZA, ZaragozA



Miércoles, 13

Esta torre se ve desde la casa de Maricuela. Un lujo de espacio, tranquilo, recoleto y muy agradable.

Por la mañana disfruto con el alumnado de 6º y 1º de la ESO del Antonio Machado. Carmen, su profesora, está enamorada de los cuentos. Ellos y ellas lo saben. Y eso se nota.

Un lujo contarles y un lujo escucharles. Me lo pasé bien. La conserje, mientras, decorando con gusto el centro porque en todos lados ya es Navidad. Me voy contento. Mucho.

Por la tarde cuento en el C. P. Hispanidad. El número (100) y la acústica del gimnasio lo hacen dificil. EL cuento del otro lado del árbol lo consigue y a partir de ahí, poco a poco nos vamos entendiendo. la charla interesante ocn algunas opiniones cuirosas y llamativas.

Por la noche cenita con Chati Calvo, coordinadora del programa, Aldo Méndez y Rubén Martínez, narradores y Charo, amiga de todos y la mar de maja.

Cenamos bajo la cabeza de un toro que nos miraba mal. Con Aldo al lado uno no puede más que reir. De Aldo y míos, recuerdos a Las Rozas.

ZARAGOZA, ZAragoza

Martes, 12

Sigo en esta ciudad. Descubriéndola. Me encanta pasar por encima de cualquier puente y escuchar el río. Me gusta el agua, el ruído a vida que arrastra.

Por la mañana cuento en el C.P. San José de Calasanz. A los más pequeños y pequeñas. Tanto, que quedan impactados en un principio para soltarse poco a poco. Ratón alto y ratón bajo les ayudaron.Por la tarde en el Domingo Miral. El comedor se llena de chavales de tercero, cuarto, quinto y sexto y entre ellos y ellas y el eco de la sala, al principio se hace difícil la comunicación, hasta que empiezan los cuentos.Después charlamos un poco sobre el tema y aquí se vuelve a hacer difícil entendernos por la acústica y el número de opiniones a veces simultáneas. Acabamos bailando.

Voy de visita. Cristina Verbena, narradora, y su niña preciosa.

Después cenita de lujo. Con Daniel Nesquens, Elisa Arguilé y Samuel Alonso. Palabras, trazos y risas se cruzan con los pinchos y las copas. La emoción a flor de piel. Acabamos de ruta por los bares míticos, aunque nosotros teníamos más ganas que los dueños y nos iban echando.

Sonriendo me acosté.

ZARAGOZA, ZarAgoza

Lunes, a las cuatro y media de la mañana, pongo rumbo a Zaragoza.

El viaje acompañado por una lluvia de estrellas preciosa, con algún camión que otro curzando Teruel. En Calamocha, pueblo del jamón, los charcos se rompen cuando paso por encima con el coche. Parece que hace frío.

A esta hermosa ciudad me lleva una campaña que organiza el ayuntamiento para trabajar la diferencia y la inmigración. Cuentos del mundo, se llama el programa. Cuentos para todas las edades escolares. Y allí voy.

Un grado. Según entro a Zaragoza la niebla lo cubre todo. Voy directo a desayunar y de allí al colegio.

En el Carmelitas me esperan dos 1º de la ESO. Dos primeros que escuchan las historias y después charlamos sobre qué les parece esto del fenómeno de la migración. Con sus dudas, con sus opiniones, vamos avanzando y profundizando en el tema. Me encanta escuchar sus reflexiones. Creo que escuchando y hablando todos crecemos. Me voy más grande.

Como con Maricuela, mi anfitriona en esta ciudad, una narradora de lujo.

Por la tarde, el colegio Montessori. Con sus alumnos y alumnas más pequeñines. ¿Conclusión? no importa cómo seas ni de dónde vengas, todos podemos ser amigos. Me encantan las personas pequeñinas.


Salgo de casa con este atardecer. El sol va quedando atrás mientras recorro la autovía que une Murcia con Albacete. De allí, a Casas Ibáñez.

Este municipio tiene una ferviente actividad cultural. En este caso uan sesión apra adultos en los salones Maruja, ubicados en lo que fue el cine más antiguo del pueblo, hoy reformado en salón de celebraciones.

Unas treinta personas escucharon con atención los cuentos de la sesión "Nudo". El espacio enorme. Aún así conseguimos calentarlo. Olvidé hacer foto. Esta cabecica loca...

ROJALES, AlicANte

3, domingo.

Rodearte es un mercadillo de artesanos y artesanas. Cuero, bisutería, madera, productos naturales, productos místicos…

El mercadillo se ubica en las cuevas de Rojales, un barrio de antiguas viviendas excavadas en la montaña. Por el Mediterráneo existen muchas zonas con construcciones de este tipo. Hoy son talleres de artesanos que, una vez al mes, montan un mercadillo para mostrar y vender sus obras. Además, vienen otro tipo de artesanos y comerciantes.

El día es soleado y el ambiente está tan limpio que te permite descubrir las muchas y muchas grúas que pueblan todo lo que alcanza la vista. Nos estamos quedando sin huerta. No puedo dejar de nombrar a Bigastro, que ha decidido convertirse en “show città”: ADMIRABLE.

Después de un taller de atrapa sueños, de collares y de energía solar/cocina solar comienzan los cuentos. Al principio los 40 que veis en la foto. Al final, cerca de otros cuarenta escuchando. Visitantes del mercado, comerciantes, gente que no entendía el castellano pero que levantaba las manos, por si acaso… Poco a poco la palabra se fue haciendo con el mercadillo y la mirada de todo el que pasaba por allí. Bartola, el gato tragón, el topo, mi abuela… Y venga a salir cuentos de mi bolso. Y los que no de mi boca. Y los que no de…

Lo pasamos bien. Pude señalar la sierra donde vivo. Esto me pasa pocas veces, y me alegré. Me gusta también contar cerca de casa.

Abrazos a capazos.

LAS ROZAS, MAdrid

1, viernes.


Un lujazo volver a Las Rozas. Siempre es un gusto de los grandes volver a ver a Alicia y a Carmen. Dos motores para todo que, pro suerte, son bibliotecarias y creen en lo que hacen. Un lujazo, ya digo. Y Ruth, y Estrella, y Soledad, y...

Además, vengo de Alicante, pasando por Cádiz. Cada uno conduce por donde quiere. Un día en esa ciudad de luz y cañas, con Pau y Ángeles. Un viaje largo, pero tan bonito.




Por la tarde, a las 18.00, sesión infantil en Las Matas. Sorprendente la puntualidad y la cantidad de público. Para Alicia es normal. Algunas personas me conocen de otras veces aquí. Éste público sí que sabe. Es mucho tiempo pudiendo escuchar historias así que eso es lo que hacen; sin importar la edad, saludamos al oso Bartolo, ayudamos al gato tragón a comerse a la vieja y a su olla… y un par de historias más. Descubrimos además que no está tan claro dónde está el meñique de la mano izquierda. Pero eso siempre da igual. El caso es que nos merendamos 70 minutos de historias entre brazos levantados y miradas expectantes. Entre el público el solete de Dani, de Borrón y Cuento nuevo. Un abrazo de los grandes.

Corriendo para Las Rozas. Allí me espera la biblioteca para contar “Yayerías”. La sala con telón y luz tenue se fue llenando hasta las treinta y pico personas. Era mi primera vez para adultos aquí. Era su primera vez en un nuevo ciclo donde se cuenta cada dos meses. La próxima Soledad Felloza, en febrero, el dos.

Risa, misterio, sorpresa, ternura, miedo (puntual, algún susto que otro), nostalgia… Vamos todos y todas al ritmo de las historias. La escucha, genial. Una escucha de esas que te dejan libre, que te dan permiso, que te miman y te hacen sentir cómodo y bien, muy bien.

Me encantó contar en Las Rozas para la gente adulta. Otra sesión de esas… a recordar.

Hoy, día internacional del SIDA. Escalofriantes las cifras de enfermos. Decepcionantes las informaciones sobre el comercio farmacológico.

Abrazos y gracias.

Viernes 24

San Vicente del Raspeig
está cerquita de Alicante. La universidad une las dos ciudades.
A San Vicente ya he venido varias veces. Tres o cuatro con Pablo, la ultima sólo. Un lujo siempre. Recuerdo haberlo pasado muy bien con Pablo en una de las sesiones. Siempre habíamos venido a contar a público familiar. Suele ser un público muy agradable y participativo.

Es la primera vez que cuento para sus adultos.

La nueva biblioteca es imponente. Tiene unos grandes ventanales que muestran su interior a la calle. Ya desde fuera te entran ganas de entrar. En las paredes exteriores del edificio hay palabras sueltas a las que no cuesta nada ir uniendo. Palabras importantes, grandes, sonoras, llenas. Por dentro el ambiente es muy cálido: las paredes, el suelo, siempre inclinado, la distribución de los espacios… Invita a la contemplación. Y esa es la impresión que uno se lleva. La gente pasea por la biblioteca contemplando los libros y eligiendo con suma calma y cuidado ése con el que compartiremos esta semana. El espacio infantil y juvenil con recodo para padres, madres y demás acompañantes, lleno de buenos libros fácilmente localizables.
Me quedé impresionado. Me encanta que se haya cambiado a concepción del edificio de las bibliotecas. Y se le de este enfoque que incita a la contemplación calma de cada estante que nos interese.

El personal bibliotecario (majísimo) también está contento. Y se nota. Más carnets, más préstamos, más ganas.

La sesión NUDO entró de trompicón. Ante unas treinta personas estables (por lo menos en cuanto a escuchar se refiere) y otras que andaban en más cosas pero iban y venían. Total un buen grupo de buena gente. Había ganas de escuchar, de dejarse sorprender, de mirar, a veces, con esa cara de “no puedo creer lo que estoy oyendo” seguida de una carcajada. Lo pasamos bien.

Al salir contemplo la fachada de nuevo. Me gusta mucho. Y eso que a mí el hormigón no me va, pero aquí han conseguido que no me moleste.

Felicidades y gracias.

ELDA, AlicANte

Jueves 23

Esta es mi tercera actuación en el Circuito café teatro del Vinalopó. Un circuito organizado por Cubilet en municipios alicantinos como Elda, Petrer, Sax, Novelda…

La primera actuación fue el jueves pasado, 16, en el Parole, Petrer. Una sesión muy bonita, llena de gente, en un local donde el público sabe a lo que va: a disfrutar. Y con público así, es difícil fallar. La sesión NUDO. Me lo pasé genial.

La segunda el viernes pasado, 17, en el Stay, de Elda. NU2. Una sesión fluida aunque en un principio hubo como una discusión de algunos clientes con el dueño. Se alargó un poco de más, pero se hizo lo que se pudo. Hubo gente que venía del Parole. Lo pasamos bien.

En Puerto Bávaro, hoy jueves 23, Elda, ha sido una de esas sesiones “especiales”. Gente que venía desde el Parole, gente que se unió en el Stay y público propio del Bávaro fue llenando el local puntualmente. YAYERÍAS fue la sesión elegida para este público selecto. Gustó mi abuelo y las historias que me contaba. Gustó mi tío abuelo y su forma de querer. Gustó la manera de celebrar mis padres mi nacimiento. Gustome el abrazo a Juan Vera, hombre sabio y calmo donde los haya. Un hombre donde sus palabras vinculadas a la literatura o a la vida no tienen fin. A él le dedico esta noche especial.

La noche refresca los sueños.


23, jueves

Paco me pilla en casa. Hace mucho aire y, no sé por qué, me sale contar un cuento triste.

Y no estás” es la historia de una ausencia, de una falta, de un hueco dejado así, por dentro o por fuera,. Es la historia de unas llaves que descansan solas, de un móvil que no suena, de una casa que se viene abajo, de un camino que no se quiere caminar, de una mesa llena de papeles, de una tarde larga. “Y no estás” es una de esas historias que quedan cercanas, y cuando no, dan de lleno. Y jode. Siempre jode.

Esa es la palabra que utiliza Paco, saliéndose del guión, cuando termino mi historia.

En la calle, el viento sigue soplando.

VALENCIA, VaLENcia

miércoles 22
Llego por la mañana a Valencia. Hace un día precioso y he podido disfrutar de un Mediterráneo iluminado por un sol perezoso.

Voy al IES Jordi de Sant Jordi. Allí comparto dos horas largas con los módulos de T.I.S. y T.A.S.O.C. hablando de libros, cuentos, ilustraciones, leer, contar, soñar, crear... Al final siempre está la necesidad de tocar los libros.

Como con los padres de Laura, esta preciosidad.

Por la tarde de nuevo al Instituto con T.A.S.O.C., T.I.S. y Atención Sociosanitaria. Otras dos horas largas con más historias, más preguntas y más libros. Un disfrute para mí poder hablar de algo que me está apasionando cada día más.

Por la noche llego al Duende. Un espacio brutal para contar.

Un espacio en plena capital valenciana. Un lugar donde se cuidan todos los detalles y el público… qué decir del público del Duende Escucha y deja que las historias fluyan y las palabras vayan posándose en sus mesas bajas, en su barra, en las fotos flamenqueras, en las miradas de las personas que escuchan, que son todas, y en sus oídos, y en sus manos…

Esta noche YAYERÍAS, historias de abuelos, el secreto de mi familia y, a petición de alguien del público: los mellados. Cena antes siempre con gente a la que quiero: Laura, un amor, y Héctor, otro. Lomi una sorpresa de reencuentro. También vino gente del curso que di en Alaquás. Un lujo de noche

Regreso a casa sonriendo y disfrutando de la conducción nocturna. Una noche preciosa.

Otras veces Félix Albo en Valencia Oct 06

GIJÓN, AsturiaS

Sábado, 11 de noviembre. Último día del festival.

La mañana tranquila. Cada uno se apaña y disfruta de la ciudad a su manera. Comida de tod+s junt+s. Recibimos la visita sorpresa (y grata) de Dani (Borrón y cuento nuevo) y Virgina (majísima ella). Café y sidrinas con amb+s. Esta tarde sólo cuenta Pep en un centro de discapacitados psíquicos.

Por la noche el Barjola está hasta los topes. Falta sitio. La gente se sienta en el suelo. La sesión es de tod+s: público y narrador+s. Muy buen ambiente, muchas ganas y un poco de lástima por saber que aquí qedan las historias hasta el año que viene.

El público se lleva libros: 99 pulgas, las semillas al viento, jaime plantó una bellota... También se lleva historias, palabras que les han emocionado, que les han provocado la risa, el estremecimiento, la sorpresa, la nostalgia, la indignación, la tranquilidad...

Nosotros nos vamos a cenar llenos también. Nos lo pasamos bien en la cena, y después, en el paseo y después en los abrazos de despedida.

Siempre te queda un sabor dulce tras los besos y abrazos de esas despedidas que son un hasta luego. Nos vemos. Cuidaos.

La noche desnuda alarga la despedida.

Yo me quedo en esta ciudad hasta el miércoles. Contaré y regresaré a casa, que ya echo de menos la voz de mi chiquitín y la de su madre.

Abrazos a capazos


GIJÓN, ASturias

Viernes, 10 de noviembre.

Por la mañana vamos al IES Roces a contar al alumnado del TASOC. Una sesión graciosa y dinámica. De allí nos vamos al centro de menores de San Claudio, cerquita de Oviedo. Allí. unos trece menores, con sus respectiv*s educador*s y seguridad, disfrutan de las historias de Paula. Se quedan con ganas. Se les nota y lo dicen.

Cuando acabamos son las 16.00 osea que encontrar un sitio para comer es complicado. Tarde relajada disfrutándonos por las calles de esta ciudad.

En la noche, museo Barjola con las sorprendentes historias de Pep Bruno (que estaba que se salía) y la hermosa selección de Tim y Xaro. La gente prendada. Yo también, por supuesto.

Cenita italiana junto a dos miembros de Abierto hasta el amanecer. Con ellos voy hasta el centro municipal de El Llano, uno de los barrios de esta ciudad, donde cerca de 80 personas esperan en la puerta para poder escuchar historias.

El ambiente es bueno desde el principio. Esto hace que yo me sienta muy cómodo. Es un público distinto al del museo Barjola, pero tiene muchas ganas de escuchar también.

Nos lo pasamos bien. Muy bien. Árboles, dientes, cintas rojas y fiestas de fin de curso llenaron los 70 minutos de sesión. Un lujo. Yo no estoy acostumbrado a tanto.

Gracias. Abrazos.

CADENA SER, Murcia


Jueves 9 de noviembre.

Paco, locutor de "La ventana de la ser", del nor oeste de Murcia, me llama al móvil. Ando en Gijón, Asturias. Nos contamos, nos preguntamos y cuento a sus oyentes la primera parte de "El secreto", cuento que contaré completo esta noche en el museo Barjola. Es un cunto un poco más largo de lo habitual, teniendo como referencia que por la radio suelen durar unos cinco minutos o seis. Este alcanza los nueve.

Después del cuento risas, buenos deseos y abrazos por las ondas.

Abrazos a capazos.

Después de 954 kilómetros de carretera nocturna, llego a Gijón a las 7.40 h. Una noche preciosa. Un viaje precioso.

Esta ciudad, que visito todos los años desde hace cuatro, me encanta. Su paisaje, su playa de San Lorenzo, Cima de Villa, Deva, su sangría de sidra, sus patatinas al cabrales y su Festival de cuentos para adultos; por eso estoy aquí.

Durante tres días Gijón se viste de cuento. Este año Tim Bowley, Xaro Pita, Paula Carballeira, Pep Bruno y Félix Albo (el que escribe) somos los encargados junto a la gente de Asturactiva (quien organiza) y un público estupendo que asiste cada tarde al museo Barjola; un espacio íntimo y especial.

Por la mañana voy junto a Paula Carballeira a un IES de Avilés. Allí, el alumnado del TIS nos espera, bueno, la espera. Una sesión enérgica, como siempre, genial que nos deja con el hálito ahí, zozobroso.

Medio día descansando, soñando con las estrellas que me acompañaron mientras yo conducía despierto.

Por la noche sesión en el museo Barjola. 240 oídos y muchas ganas para escuchar las historias de Paula y las mías. Una noche de lujo: el reencuentro, la sesión con Paula, los agradecimientos del público (un público especial que sabe escuchar y disfruta de ello)

No acaba aquí el día. A las 22.30 sesión con Tim y Xaro (él en inglés, ella en castellano) en el Café Damm, un lugar con una pequeña sala en los bajos donde las historias que nos cuentan dejan la sala llena incluso cuando se va la gente. Pep, mientras cuenta en Oviedo.

Un día intenso. Un día majo.

Besos.

En mi segundo en estas aulas de la UMH (son una acústica genial) con la gente apuntada al curos del CEFIRE, cambia la gente. Y viene más. Todas las sillas están llenas.

Esta vez llevo menos libros en mi bolso. Algunos de los que ayer no me dió tiempo a mostrar (entre ellos Papá, de Anthony Brown) Más tarde hablamos de cómo contar, por qué, para qué.

Y así repasamos un poco todo: el contar con libro abierto, contar con libro cerrado, contar sin libro, actividades para antes y después del cuento, expresión oral, plástica, literaria, corporal...

Y así, hablando y contando se nos pasaron las tres horas.

Gente con ganas. Preguntas; lista de correo PRIMARIA; comentarios, anécdotas y, poco a poco, entre palabras se va vaciando el aula de gente sonriente.

Un lujazo de grupo, sí.

Marcho de Orihuela camino de una ducha, una cena, besos y a coger el coche camino de Gijón.

Abrazos.

A capazos.

ORIHUELA, AlicantE

martes, 7 de noviembre
Orihuela es un pueblo más bonito de lo que parece. Ahora andan recontruyendo el casco antiguo, según leo en un cartel donde anuncia también el dinero invertido. Allí viví cerca de dos años. Dos años intensos, bonitos y llenos de energía.

Hoy vuelvo. En esta ocasión al campus de las Salesas, de la UMH. Allí me espera Paqui Salinas, del Cefire Orihuela, para dar una charla sobre la animación a la lectura a profesionales de la enseñanza. Primaria y secundaria. El mismo perfil que ayer, en Alicante, pero mucha más gente.







Hoy llueve y está todo más bonito. Precisamente por eso (por llover, no por estar más bonito) vienen menos personas: cerca de 80. Entre ellas, maestras, psicólogas y estudiantes de educación infantil. La sala es acogedora y las mesas se van llenando de libros.

Lo pasamos bien. Risas y estremecimientos. Pocas preguntas, eso sí, pero imagino que mañana...

Cada vez me gusta más hablar de los libros con lso que trabajo. Cada vez me gusta mñas hablar de cuentos a los maestros y maestras. Yo tuve un maestro que me contaba: el Padre Javier. Mientras él tallaba figuras religiosas en tarugos de madera, me contaba historias de cuando estaba de misión en África, y aquel pequeño taller se nos llenaba de una vegetación exhuberante, de sonidos de aves desconocidas y de una lluvia que iba y venía, provocando un rumor que hoy recorre las calles de Orihuela... y riega toda la Vega Baja.

Recuerdo mucho aquellas historias y aquella forma de contarlas.

Tuve otro, ya en el instituto. Ramiro, mi profe de historia. Relataba los hechos históricos de manera que los veías. Ayudaba mucho a "no estudiar" y a entender cada hecho histórico.

Me encantaría que se contara mucho más en el aula, que el cuento estuviera ahí, como parte de ese macroengranaje, para darle más cercanía, más mirada, más comunicación.

Hoy lo hemos pasado bien. Hay interés y eso se nota. Sí. Al final, como suele pasar, a mirar los libros de cerca y algunas preguntas puntuales. Mañana seguimos. Ya tengo ganas.

Gracias

Abrazos a capazos.

ALICANTE, AlicAnte

Lunes 6 de noviembre.

Sigue amaneciendo nublado, pero muy bonito. Después de la lluvia se ha quedado todo muy limpio.

Por la tarde, a través del CEFIRE de Alicante, doy una charla sobre los cuentos y animación a la lectura en el IES Antonio José Cavanilles.

¿El alumnado? Maestras y maestros de primaria y secundaria, sobre las 30, alguna más quizá. ¿El curso? Sobre animación a la lectura. ¿Mi charla? ¡Buf! mi charla.

Me acompaña Mariano. Él da la charla mañana. Es el panchón de la derecha. Un lujo volverle a ver.Llego al salón de actos con mi maleta y la pongo encima de una mesa. Dentro esperan impacientes más de cuarenta libros. La gente va llegando y se van sentando lejos, yo les pido que se sienten cerca. Se sientan cerca y empezamos. De la maleta salen libros de cuentos de todo tipo: de recopilaciones, cuentos tradicionales, cuentos imposibles, "El circo de Baltasar", minilibros, libracos, ediciones especiales, ediciones descatalogadas, álbumes ilustrados (lo que más), libros que se salen, libros que se caen... Unos se cuentan, otros se dicen, otros se enseñan, pero la mayoría quedan abiertos. Esperando.

Y mis palabras van acompañando a esas hojas que se abren y hablamos de textos, de ilustraciones, de tapas duras, de tapas blandas, de personas que escriben, de actividades antes de, a partir de, después de, de personas que dibujan, de lo que nos cuentan los libros, de lo que nos cuentan las editoriales, de leer, de animar a leer, de animar a volver a leer. Y hablo y hablo y a mí se me pasan volando las tres horas. Alguna pregunta con su respuesta, establecemos cómo estar en contacto y cómo compartir ideas y al acabar, un buen número de personas se acercan a tocar, a mirar de cerca todos esos libros.

Recojo sonriente mis libros y cierro mi maleta. Vuelvo hablando de libros, y de cuentos.
Un goce espero que compartido.

Abrazos a capazos.

CREVILLENTE, Alicante

TRUEQUE DE COLORES Domingo 5 de noviembre

Esta nota en mi cuaderno no es propiamente profesional. Pero como voy contando los actos en los que voy disfrutando, éste, aunque no tiene que ver directamente con los cuentos, me hace disfrutar mucho. Por eso lo comparto.

Este es el quinto año en el que Ángeles y yo (con ayuda de Xelo, Marisa, Ferrán, Pili, Brut y Pau, en este año) montamos el trueque en las CASASDECOLORES. Nos encanta.

El año pasado fuimos cerca de 240 personas. Este esperábamos bastantes menos porque llovía. Llovía desde hace dos días, y eso aquí no es muy normal. Cenita tranquila con las peronas nombradas, jueguecitos y a dormir la noche anterior. Amanece muuuuuy nublado y ya es domingo.

Desde las once, conforme va llegando la gente se van yendo, despacito, las nubes. Fuímos, poco a poco, montando nuestros puestecitos. La música sonaba y goteban los coches llenos de gente. A las 12.00 comenzamos a almorzar (al trueque se trae, a parte de las cosas para cambiar, comida y bebida para poner en común) y a las 12.30, después de unas carreritas, comienza el trueque.

En los puestos hay de todo: ropa, discos, móviles, cargadores, polaroids, juegos, gorros, libros, vinilos, zapatos, bolsos, pendientes, peluches, collares, más libros, más juguetes, un columpio, carteles, postales, pelotas, plantas, un perchero lleno de ropa, el casco de una moto...

Se va oyendo ¡TRUEQUE! y eso te alegra. Y encuentras algo que te gusta y buscas a la persona del puesto y te la llevas al tuyo, que mire, que busque algo que le guste por aquello y si hay acuerdo: ¡TRUEQUE! y otra vez y más ¡TRUEQUE! Y así hasta las 15.00.

A comer. La barra se llena de manjares: champiñones rellenos, tabulé, paella de verduras, lentejas, quiché de jamón y queso, queso, tortillas diversas, cocas, pizzas... y seguro que me dejo algo que seguro probé. Los postres: flanes, bizcochos de chocolate y sin chocolate, raviolis de chocolate... Después sobremesa rematando el cambio entre puestos y comenzando a recoger. Las nubes amenazan.

Abrazos, saludos y gratitudes. Al final, con lo de la lluvia y demás, fuímos cerca de 80, y lo mejor es que nos dió tiempo a cambiar con casi todo el mundo. Y para cambiar hay que hablar, y eso es bueno.

Todo queda recogido y las nubes se despejan para dejar ver una luna preciosa.

Pau, mi chiquitín, se lo ha pasado genial. Su madre y yo, también.

En febrero nos vemos en la CALABASSA con el trueque de primavera.

Abrazos.

Buenas. Aquí estaré en este mes.

6 l ALICANTE, Alicante.
18.00 IES Antonio José Cabanillas. El cuento como recurso en el aula. Organizado por el CEFIRE Alicante

7 -8 m-x ORIHUELA, Alicante.
7 x 17.30 Campus Las Salesas. La aventura de narrar. Organizado por el CEFIRE Orihuela
8 m 17.30 Campus Las Salesas. La aventura de narrar (2ª parte)

9-12 j-d GIJÓN, Asturies. 4º FESTIVAL DE CUENTOS DE GIJÓN
9 j 20.00 Museo Barjola. C/ Trinidad 17. Sesión de Félix Albo junto a Paula Carballeira.
9 j 22.30 Café Dam. c/ San Agustín 14. Sesión de Tim Bowley y Charo Pita.
9 j 22.30 Café Massaveu 55. c/ Massaveu 55. OVIEDO. Sesión de Pep Bruno.
10 v 20.00 Museo Barjola. C/ Trinidad 17. Sesión de Pep Bruno jutno a Tim Bowley y Charo Pita.
10 v 23.00 Ctro. Mpal. El Llano. c/ Río de oro, 11. Sesión de Félix Albo.
11 s 20.00 Museo Barjola. C/ Trinidad 17. Sesión de Pep, Tim y Charo, Paula y Félix Albo.

16 j PETRER, Alicante.
22.30 PAROLE CAFÉ. c/ Pizarro. Sesión de adultos "Nudo"

17 v ELDA, Alicante
23.00 CAFE STAY. Junto al teatro Castelar. Sesión de adultos "Nudo"

22 x VALENCIA, Valencia
23.00 CAFÉ EL DUENDE. C/ Turia. Sesión de adultos "Yayerías"

23 j ELDA, Alicante
22.30 PUERTO BÁVARO. Avda. Alfonso XIII. Sesión de adultos "Nu2"

24 v SAN VICENTE DEL RASPEIG, Alicante
19.00 BIBLIOTECA MUNICIPAL. Pza. Huerto de los leones. Sesión de adultos "Nudo"

Todos los jueves, entre las 19.30 y las 20.00, en la Ventana de la SER del Noroeste de Murcia (97.2 FM) Pablo Albo y yo contaremos , alternativamente, cuentos por la radio.

Y poco más. Disfrutad de la luna, que es la penúltima del año, y tiene pinta de ser muy muy grande (luna grande, deseos grandes). No dejéis de mirar al cielo el domingo que viene (5).

Abrazos

PETRER, AlicAnte

31 de octubre. Noche de todos los santos.


Desde hace ya algunos años, una buena gente de Petrer ha tenido a bien utilizar su castillo para contar, en esta noche especial, historias de miedo.

Esta fue la excusa para crear cuentos como "El pueblo de los mellados" o "La casa del mal aliento". En el tercer año que participo, he decidido contar una historia de Mandana Sadat.

El castillo se llena de antorchas portadas por la santa compaña (con la cara blanca en algunas fotos), la sala capitular se llena de sillas frente a un altar lleno de velas, en las calles tambores, hombres y mujeres come fuegos y queimada para la gente que queda fuera, que no es poca.

Este año, los organizadores han optado por hacer tres pases de un hora aproximadamente cada uno. 4 narradores, 4. 1 narradora, 1. Luisan de Cubilet, presentaba, Pablo Albo nos deleitó con una historia de un panadero, una muerta, un capitán pirata y el desinfle de un sueño (por ejemplo). Genial, como es él. Un lujo poderlo volver a oir. Susana nos habló de las búsquedas a partir de los 30, de sus experiencias... de cambio. Óscar, un chaval que no quiere hacerse mayor, nos lo dijo una, otra y hasta tres veces (no porque fuera pesado, tres eran tres las sesiones que hicimos). Campanari, ese gran narrador nos contó una de sus historias del barrio donde nació: Chacarita, en Buenos Aires. Yo terminé con "El otro lado del árbol" y luego Manolo Cerró.

Un público (180 y algo, en tres grupos de unas 60 personicas) con ganas, unas ganas que se van curtiendo y ampliando (en ganas y personas) año tras año. Gente que en noches como estas en las que no faltan macrofiestas macroorganizadas, prefieren escuchar historias. ¿Te apuntas el año que viene?

Las entradas se venderán el día 15 de octubre del 2007. Nos vemos.

Otras veces Félix Albo en Petrer Agosto 06

SALAMANCA, SaLamaNca

Sábado, 28 de Octubre.

Salgo a las 7.00 de la mañana camino de aquella hermosa ciudad. Salamanca me parece preciosa y, junto a Granada y Santiago, creo que nadie puede perdérsela. En ella viví cuando tuve 13 años. Ha llovido desde entonces (por allí más).

El viaje, largo, me regala un amanecer entre una niebla que a la altura de Albacete capital, engulle esta ciudad bajo ese blanco mágico. Una imagen preciosa. ¡Vaya! Me he dejado la cámara.

La niebla me acompaña hasta bien entrada La Mancha. Cuando ésta se disipa (la niebla, no La Mancha), me sorprende un grupo de ¿80? moteros y moteras en una estación de servicio en sentido contrario. Tenían una bombona de butano hinchable del tamaño de un quéseyo, pero enorme.

Madrid nublado, pero de otra niebla. Desde aquí a Salamanca se hace corto. La ciudad te entra por los ojos de golpe. Llego a la hora de comer junto a Ruth y Héctor. Paseo por la ciudad, cafecito tranquilo y a las 19.00, la plaza mayor, donde se ubica la XIV Feria Municipal del Libro Antiguo y de Ocasión. En medio de la preciada plaza un escenario. Abajo 60 sillas y un montón de gente de pie, esperando. Otro montón que va y viene y otro más atendiendo a un intervención teatral que se da con Lorca, la luna y una enamorada.

Media hora más tarde, se encienden las luces y en el enorme escenario sale mi figurita que coloca su maleta en una silla, abre su botella de agua y empieza por lo primero: saludar y ordenar las neuronas, las suyas y las del público.

A lo largo de la hora, el sol se fue acostando y un montón de gente se iba uniendo a escuchar, gesticular, reir y soñar con los cuentos que se iban contando. Dos montones de personas, las que ya estábamos y las que se van quedando.

Al final, entre cas tres montones, despertamos a la abuela como tenemos costumbre en el Mediterráneo y animamos a leer y contar, que no pare.

Fotos con el público (a ver si ha ysuerte y me mandan alguna), besos y agradecimientos espontáneos. Un café con amigos y camino de regreso. El sueño me hizo parar en Las Rozas y, después de descansar, pude disfrutar de un domingo primaveral.

En casa calorcito y buenos alimentos. Las fotos las ha enviado Ruth. Gracias remaja.

. . .