Buen año



Perita: Seresere

Nuestra última perita de 2010. La semana que viene ya es año nuevo, peritas nuevas.

Acaba el año. Y al acabar uno repasa el año vivido y proyecta el por vivir. Qué he sido, que he sido de lo que tenía pensado ser, por qué sí, por qué no, por qué, qué puedo ser, qué seré, seré, seré seré, seresere.

Cómo me gusta como suena al pronunciarla, y su música suave al caer.

seresere.

1. m. Ven. llovizna.

2. m. Ven. Cosa menuda y fina.

3. m. Ven. Dinero menudo.


Seas lo que seas, aunque nos empapemos como bobos, aunque no hagamos actos heróicos ni magnánimos, aunque no manejemos grandes cantidades de dinero. Seamos lo que seamos, que seamos felices, disfrutemos y bailemos.

Feliz semana. Feliz año.

Feliz Noche

Mañana es veinticinco de diciembre, ese día llamado navidad. Los cristianos, practicantes o no, incluso miles de personas que no creen ni profesan religión o creencia alguna, movidos por la inercia cultural y comercial, celebran que hace 2010 años (nunca tuve claro si son 2010 o 2011, pero si a su año de nacimiento se llama año cero, el uno sera el primero) se dio el nacimiento de Jesús de Nazareth, el hijo de Dios, creador del mundo según ellos, claro.

Unas fiestas desvirtuadas gracias a los intereses comerciales. No queda bien que en navidad uno no reciba o entregue regalos. Ni social, ni personal, ni emocionalmente. Nos han acostumbrado así.

Son unas celebraciones que vienen de antigüo antiguo, desde antes incluso de la fecha marcada como el nacimiento de Jesús el nazareno. Ya antes, se eligió esta fecha para el nacimiento de otros mesías y dioses como Buda, Attris, Dionisio, Krishna, Mitras y, quizá el más antiguo, Osiris. Distintas culturas, distintas religiones, eligen este día como el nacimiento de sus dioses o mesías. Encontramos además coincidencias como el nacer de madres cuyo nombre empieza por la letra M, algunas son vírgenes, algunos de ellos mueren en la cruz y la mayoría resucitan al tercer día.

En el 21 de diciembre se da la noche más larga, en el hemisferio boreal, el sol toma la altura más baja del año sobre el horizonte. Está tres días más aletargado y el veinticino comienza a ganar altura. Para muchos, hoy en día, el sol y la luna pasan desapercibidos en nuestro cotidiano, pero antiguamente, donde la luz solar regulaba la vida humana, era algo realmente importante. 

La luz es calor, seguridad, actividad, vida... Realmente, el veinticinco de diciembre, el sol comienza a ganar tiempo a la oscuridad. Tras tres días muerto, el sol vuelve a nacer (igual os suena).

Es curioso la necesidad de creer y cómo, a lo largo de los millones de años, esta celebración de la vida se ha ido haciendo hueco en algunas de nuestras culturas hasta nuestros días.

Ahora parece estar de moda rezongar de las navidades. Ahora parece estar de moda rezongar.

Nunca me gustó ir a la moda. 

FELICIDADES. A las personas que creen en un mundo mejor y con su cotidiano lo intentan, a las que buscan la imposible coherencia, la difícil consecuencia, a las que caminan hacia la utopía beneificosa para todo el mundo sabiendo que el disfrute está en ese preciso caminar, a las que buscan a pesar de no encontrar, a las que esperan con el alma encogida, a las que regalan sonrisas sabiendo lo que regalan, a las personas que abrazan lentamente, a todas las que se alegran de que el sol se levanta porque eso significa que ya está en camino la siguiente primavera. FELICIDADES.

Feliz noche, sea cual sea tu ilusión.

Disfrutemos, que se oiga la sonrisa de nuestra alma desde lejos, como la música de las orquestas, como los fuegos artificiales, como el latir cuando se acerca la persona que amamos.

Feliz noche. Feliz vida.

PERITA: periplo

Uno nace sin pensarlo. Sin quererlo siquiera. Yo no me acuerdo, pero el útero materno debe ser como un parador con vistas, pensión completa y un cartelito de esos que cuelgan del pomo que, siempre me pareció insolente, dice No Molesten.

Pero no, la propia vida te empuja a ser molestado y nacer. El recibimiento, agradable no es. Tu madre llora, tu padre nervioso perdido (en aquella época no le dejaban entrar) y un señor licenciado que te zampa dos hostias. Mal empieza la socialización.

Menos mal que a uno le queda la vida por delante para poner remedio. Y en eso andamos.

Día a día vamos dibujando la vida que día a día disfrutamos. Y en ese equilibrio está todo. Hay gente que se pasa su existencia trazando el camino por dónde ir. Hay personas que se obsesionan con el camino recorrido. Otras tratan de ser conscientes de cada paso que dan, aquí, ahora, en estos tiempos que no corren... vuelan. En un mundo en el que te empujan y las fotos te salen movidas, las cartas borrosas o las palabras entrecortadas, siempre nos queda sonreír.

Uno está hecho de todo eso, de lo que ven sus ojos y de lo que miran, de lo que le dicen de lo que le susurra, de lo que le gritan, de lo que le insinúan, de lo que le callan, de lo que uno mismo entiende, de lo que no. Estamos hechos en nuestra mayor parte, de cosas intangibles. Eso es una suerte.

Aromas, luz, metales, decía el poema. Uno está hecho de los abrazos que da y del cómo los da y del por qué los da. Uno tiene la capacidad de ser grande y pequeño, centro y periferia, agua y fuego, cumbre y sima, dios y nada, lágrima, solo y todo, silencio que habla y palabra que no dice nada, político y fariseo o buena persona, sueño y suelo, amo y siervo, corazón coraza. Uno elige qué ser y el resto viene solo.

Hoy, el día más corto del año, cumplo años. Treinta y ocho rondando por la vida. Tratando de aprender, ecuchando, bailando. Sobre todo eso, bailando. Hoy bailo al teléfono, al facebook (qué lujo) y a las palabras y abrazos que me llegan... Bailar, bailar, a eso hemos venido al mundo, a bailar la vida. Y tengo el privilegio de tener un trabajo que me permite bailar continuamente, recoger sonrisas, sueños, emociones, lágrimas, palabras, letras... de personas de todo tipo, y de diferentes lugares. Algunas no las vuelvo a ver, con otras trazo hilos que van tejiendo el día a día. 

No merezco tanto regalo, ni siquiera hoy, el día de mi cumpleaños. 

Pero es que encima este año tengo dos especiales. 

Uno la luna. Llena, como pretendo la vida. Es la tercera vez en mi vida que me regalan la luna llena el día en el que nací.

Y el otro la vida propia, con lo que ella guarda. Y si me encuentro feliz es por todo lo que he vivido, por lo que sueño, y por lo que respiro a cada momento. Por todas las personas que han rozado mi caminar. Y también por que hoy tengo a quien amar y tengo quien me ama, y encima coincide en la misma persona. Un lujo.

Y además tengo un niño, precioso, que da a la vida ese brillo que por lejos que me vaya siempre me acompaña.

La perita de hoy es un guiño a la vida propia, y todo este texto es mi manera de dar las gracias.




periplo.

(Del lat. periplus, y este del gr. περίπλους).

1. m. Viaje o recorrido, por lo común con regreso al punto de partida.

2. m. Recorrido o trayectoria espiritual de una persona.

3. m. En la geografía antigua, circunnavegación.

4. m. Obra antigua en que se cuenta o refiere un viaje de circunnavegación. El periplo de Hannón.



Feliz semana. Feliz luna. Feliz vida.

Murió Enrique Morente

Soneto a Enrique Morente, 
de Joaquín Sabina

Esa voz que se juega la vida  
esos ojos llenando el vacío  
esos dedos hurgando en la herida  
esa liturgia del escalofrío  

Ese orgullo que pide disculpas  
ese sentarse para estar erguido  
ese añejo sabor de la pulpa  
visceral del limón del olvido  

Esa revolución de la amargura  
ese inventario de la mala suerte  
ese tratado de la desmesura  

Ese cómo, ese qué, ese hasta cuándo  
ese pulso ganado a la muerte  
ese Enrique Morente cantando   

La foto es de aquí y es de Manuel Montano

Perita: Bigardo

La fonética me trae contento. Si hace tres semanas me encantaba la música de atrabiliario, la perita de esta semana aporta datos sobre el significado. Sin saber qué significa, me suena a gordura, a rebose, a abundancia. 


Leo con expectación sus tres acepciones, que son independientes cada una de las otras, aunque nada asombran si coincidideran en una misma persona. Además, seguro que si tratamos de imaginar a un personaje bigardo por los tres costados, será difícilo no dibujar una sonrisa irónica en su rostro.


¿No?





bigardo, da.

(De begardo).

1. adj. vago (‖ holgazán). U. t. c. s. U. m. en aum.

2. adj. Se decía del fraile desenvuelto y de vida libre. Era u. t. c. s.

3. m. y f. despect. coloq. Persona alta y corpulenta. U. m. en aum.





Feliz semana. Feliz otoño.

Perita: BALUMBA

Hay mañanas en otoño que parecen primaveras y uno amanece sonriendo. Encima, conforme avanza el día soleado, la sonrisa no se le deshace y siente dentro de sí ese subeybaja que se siente al pasar rápido por los montículos de las carreteras soleadas y secundarias. Quedan pocas, sí, pero son una sonrisa en el viaje.

Hoy es uno de esos días, lleno de montículos. Y no sé muy bien por qué, porque tengo un atasque importante, un atasque enorme, !una auténtica balumba!, pero ando sonriendo y balumba me suena a palabra bailandera. Balumba bailandera, balumba balumbón, mañana mañanera y bailando me aumenta el montón.


balumba.

(Del lat. volumĭna, bultos).

1. f. Bulto que hacen muchas cosas juntas.

2. f. Conjunto desordenado y excesivo de cosas.


Mañana será otro día y pasado jueves. Campillo de alto buey y Madrid.

Feliz semana

. . .