Toledo es una de esas ciudades por las que da gusto dejar que los pies le lleven a uno, calle arriba, calle abajo. Pero ésta no es una de esas mañanas. Decido que mi cuerpo repose frente a esta postal.La biblioteca está ubicada en la última planta del Alcázar (Las tres puntitas de la derecha). El edificio es impresionante, como el resto de la ciudad. El resto del edificio es de los militares, una lástima, sería brutal convertir el enorme edificio en un espacio de cultura. La gente de Toledo y de Castilla La Mancha lo merece. Que el diccionario detenga las balas, decía el Sabina. Pero bueno, eso de momento parece que está complicado.

Estuve dando una vuelta por la sala infantil y tienen una selección de álbumes ilustrados muy cuidada y actualizada. Me estuve entreteniendo un raro porque llegué con bastante tiempo.

La última vez que vine aquí hacía menos frío y en la sesión infantil estuvimos ocho. Fue una sesión genial porque pudimos sentarnos cerca. Esta vez no cabía un alma. Aún así los cuentos se dedicaron con delicadeza a un público con ganas de escuchar y eso, siempre es un lujo. Estuvimos un buen rato con Cuentos de maleta, y después seguimos disfrutando con los libros en la biblioteca.Veinte minutos más tarde, un grupo de unas ochenta orejas estaban junto a otros tantos ojos frente a mí con las mismas ganas que el grupo que se acababa de ir. Sobra decir que fue un placer contar Nudo para el público toledano, con valencianos, murcianos y conocedores de la provincia entre ellos.

El viaje de vuelta sorprendido por un tráfico despejado y una noche preciosa.

Me acordé de Francisco, el astrónomo malagueño.

2 comentarios:

    On 10/4/07 05:38 Natalia dijo...

    Esa ciudad es hermosa y eso que la conoci muy poco..
    Besos

     
    On 25/4/07 11:32 Anónimo dijo...

    Hola! He de felicitar tu intervención aquí en Toledo. Fue genial. La forma de contarlo, lo que contabas, tus guiños a la risa...
    Gracias por hacerme pasar un rato de lo más agradable.
    Espero que te dejes caer por aquí pronto. Besos

     

. . .