Kms 277 + 1687 = 1964

La mañana me la paso en el hotel, con el ordenador trabajando un poquillo.
A las doce subo a la biblioteca perdiéndome de nuevo. Están de obras y eso me hace conocer una parte del pueblo que no había visto. Le doy la vuelta a la Iglesia y bajo de nuevo por calles largas y alguna estrecha.

La biblioteca está llena de sobres con cuentos para su concurso. El plazo vence mañana. Con M Carmen hablamos de venir más. Encantado, claro.

Como en El pozo, otro restaurante. Por la tarde, a las cuatro menos diez comienza a llegar la gente. Se han leído el cuento y nos pasamos la tarde hablando de él, de sus dibujos, de lo que cuenta. Pasamos un poco de miedo y nos susurramos cosas bonitas. Y nos miramos. A los ojos, que es donde hay que mirarse. Buscamos orejas y narices y yo me voy a prendiendo los nombres. Dos Marías, tres Cármenes, más "Conso", abreviatura de Consolación, que es la patrona de por aquí: Amparo, Provin, Gema, Azucena, Julia, Consuelo, Eva, Flora...

Pasamos la tarde rápida también. Nos despedimos hasta la semana que viene. El miércoles volveré a este grupo, majo donde los haya.

Intento ir por donde me dice M Carmen, peor aparezco en Casas de Juan Núñez, de allí, a Albacete, y luego a casa, disfrutando de una noche estrellada salpicada de nubes. La luna ya está regordeta. Le toca el dos y ya esta ahí.

Gracias por las dos tardes. Besos.

Kms 257 + 1430 = 1687

El día amanece nublado y húmedo. El viaje lo es. La niebla devora la Sierra de Crevillente y desde allí sigue devorando a derecha e izquierda de la autovía que transito. Hasta Murcia y de allí a Albacete, que no está. Se lo han llevado.
Desde La Jineta voy para Tarazona, y de allí a Iniesta. El viaje en este trozo es especialmente bonito. La niebla, resplandece en los campos llanos donde se desdibujan encinas fantasmales de tronco tan erguido como retorcido. Precioso. Sabéis que me encanta esta provincia.

En Iniesta me espera M Carmen, junto a Almudena. Hoy empiezo un curso de iniciación a la narración. Llevo el coche con tres maletas: dos de álbumes ilustrados, una de ropa y cosas.

Como en Los Cañas, lugar donde también ceno y duermo. El menú vegetariano improvisado y típico: ensalada de lechuga y huevos, y patatas, y algo de queso con pan. La habitación acogedora y silenciosa.

El pueblo es como un laberinto. Llega un momento que parece que hayas pasado por todas las calles, sin dar con el centro social polivalente, que es donde está la biblioteca. Y cuando lo ves, resulta que esos 100 metros son dirección prohibida. Intentas dar la vuelta, pero en vez de a la manzana, la das al pueblo. Ando desorientado, es cierto, pero Iniesta tiene, escondidas en sus calles, detalles sorprendetes. Desde una calle con las casas pintadas de azul, mostaza o verde, a casas con escudos labrados en piedra, fachadas de grandes sillares, paredes encaladas con portones de madera azules, verdes, grises... Hasta un chalet con columnas en el porche adosado entre dos casas típicas de la calle en la que están.

El curso genial. 25 personas de edades muy variadas. 24 mujeres, un chico, Fran. Se conocen entre ellas prácticamente todas. Hablamos de contar. De libros. Abro las maletas de álbumes y van escogiendo. Se nos pasan rápido las dos horas y media del taller. Quedamos para mañana, a la misma hora. Quedamos a gusto.

Salir a la carretera es más fácil.

Buenas noches.

Pues, por ejemplo, voy a contar los kilómetros que hago por mi trabajo.

A lo largo del año me muevo carretera para arriba, carretera para abajo. A bordo de mi cochecico negro. Con la música que va dando forma a las nuevas historias. Pero nunca me he fijado ni he sabido calcular cuántos kilómetros hago al cabo del año. Así por encima, me dice alguna gente. Ni por esas. Ni idea. Muchos.

La verdad es que nunca me había planteado contarlos, pero de tanto preguntármelo al final se me ha quedado la manía. Esto me recuerda a Pepe Ávalos, contándome que un día a Valle Inclán le preguntaron si dormía con la barba por fuera de la manta o por dentro. Desde entonces no pudo pegar ojo.

hasta el día de hoy, 26 de enero, he conducido 1430 kilómetros. Desde mi casa he ido cuatro veces a Alicante, una a Liétor y otra a Leganés. Para no haber aabado el mes no está mal.

Otra cosa. A los brazos. Una nueva sección. Va a parecer esto el corte inglés. A los brazos vendrá la gente a la que quiero, de la que me alegro de ver y de la que haya algo que contar. Claro, no podría empezar por otra persona más que Pau.

Y poco más. Gracias a las personas que leéis.

Hoy es un día muy especial. Hace 2 años que nació Pau. Y Ángeles y yo lo celebramos con ganas y mucha ilusión y alegría.

Por la tarde, con los suyos: primos, primas, compañerío de la guardería... Todo el mundo con su respectiva familia y/o representante legal. Una fiesta menuda, ¡menuda fiesta!, para alguien que lo merece todo.

Lo pasamos genial. Disfrutamos de unos geniales títeres (gracias primas). Él, disfrutó un montón.

FELICIDADES GUAPO
Un beso especial a Ángeles. Gracias.


Desde hace ya tres cursos, participo en un programa genial. Se llama "La llegada del otro" y depende del IITM. El programa se desarrolla en varias provincias, menos de las que debieran, pienso. Es un programa genial donde, de una manera participativa, se establecen espacios de reflexión y diálogo, con la intención de acercarnos, de escuchar al de al lado, que venga de donde venga, siempre es tan diferente o tan igual como nosotros queramos. Me encanta formar parte de este equipo por las herramientas con las que se trabaja: el arte, la cultura y la literatura. Toda una maquinaria creativa que pretende, tan sólo y con todo, acercarnos para vivir mejor.

Desde el principio he ido a dos centros:
.- El C.P. González Gallarza, en Alaquás (-vlc-) donde Pilar con el curso del que es tutora hemos ido creando historias y realizando dinámicas que nos animan y dan oportunidad de reflexionar sobre qué es eso de ser diferente. Un lujazo de grupo con el que cada año da más gusto trabajar.
Me encanta porque es un grupo de los que entienden que el escuchar y el pasárselo genial son totalmente compatibles.
.- El IES Francesc Ribalta, en Castellón, donde un grupo de Educación Infantil (y T.A.S.O.C., depende del año), vemos cómo se puede trabajar con los cuentos en general, y, en especial, cómo trabajar la diferencia.

Este año iré también al IES Jordi de Sant Jordi, en Valencia. Con un grupo de T.A.S.O.C. también, que espero que funcionemos genial.

Y, ¿por qué cuento todo esto? Porque he venido hasta Leganés para reunirme con el resto de personas que trabajan en el proyecto en otros lares. Cada año nos reunimos, y le damos vueltas a nuevos recursos, y nos escuchamos, y se habla de Marruecos, de Túnez, de Lebrija, de La Solana y todo queda cerca. Y nos vamos de la reunión, el miércoles, con muchas más ganas que con las que vinimos.

Por cierto, la ida genial. Junto a Garzón. Salimos de mañana, desde Elche. Un viaje lleno de historias, de reflexiones, de palabras como hijos y también como padres, de distintas miradas hacia atrás o hacia adelante. Un viaje con cierto aire flamenco al final, casi soñando, abrazados al aroma de una chaqueta.
un viaje lleno de puentes. Hemos ido hacia Leganés por una autovía nueva que parte desde La Roda hasta casi Ocaña. Unos 180 kilómetros de recorrido, y, atención: 127 puentes. Brutal.

Un goce de encuentro. A trabajar vamos.


Besos

Hoy se acaban estas jornadas. El Salón sigue una semana más.

Hoy ha habido una charla. Una charla muy interesante: El Álbum en el aula.
un maestro y una pedagoda han contado sus experiencias. A rasgos generales, decir que es muy importante trabajar con él y que el Álbum es una excelente herramienta. Unas experiencias interesantes. A mí, particularmente me ha interesado más la del maestro (que nos ha hecho reír un rato).

Después abrazos, despedidas, tarjetas, buenos deseos...

Comida con Gustavo, Pepe, Inés, Juan, Pablo y Rocío: escritores, escritoras, ilustradoras, narradores y críticos de literatura infantil. Un lujo de comida. Risas, libros, campanadas, verduritas... Luego más abrazos y más buenos deseos.

Para vosotros, para vosotras, también mis buenos deseos.

Gracias.

Hoy no he podido llegar a tiempo a las ponencias del Salón. Me hubiera encantado, todo hay que decirlo. Pero trabajaba en Liétor (encantado de ir por otro lado) y contar va primero.

Aún así he llegado a un acto dentro de las Jornadas del Salón: La cena.

Nos llevan a cenar al castillo de Santa Bárbara de Alicante. Una cena donde todas las personas asistentes al Salón charlan y se ponen en contacto en un ambiente muy informal.

Antes de la cena, la entrega de premios. La entrega del premio al Certamen de Álbum Ilustrado Ciudad de Alicante. Los resultados
"CUENTO HASTA TRES "
Ilustración de: Dña. Leticia L. Ruifernández Nogues
Texto de: D. Luciano Saracino
"PAPÁ TENÍA UN SOBRERO" - Ilustración de: D. Jesús Cisneros Laguna
Texto de: D. Daniel Martos Sánchez (Daniel Nesquens)

No los he podido lee aún, pero tienen buena pinta.

La cena de picoteo dio para conocer a gente. Me encantó conocer y saludar a Noemí Villamuza. Me encanta su trabajo. Me encantan sus dibujos. También a Rocío Martínez, que acaba de ganar otro premio, el de la orilla del viento, del Fondo, una editorial que también me apasiona.
Y como ellas, un montón más.

De allí, nos fuimos al Coscorrón, un lugar mítico en el casco antiguo de Alicante donde bailamos y bebimos mojitos. Un día... completito.

Besos

Salgo camino de Liétor. A este pueblo es la tercera vez que voy, aunque la primera sólo. Las anteriores fueron para contar en el colegio y otra para adultos (que yo no recordaba y me recordó Mª Mar, la bibliotecaria). El viaje es entretenido. Con un montón de cosas danzando por la cabeza sin orden ni concierto. A veces el caos tiene este punto de atracción. Las jornadas, alguna idea para un cuento, el paisaje... las casas. Por esta autovía hay algunas casas viejas, cerradas y, demasiadas, en ruinas. En la misma entrada de Hellín hay un grupo de unas siete u ocho construcciones enormes (debería ser una fábrica o almacén o algo así) que van camino de la demolición. Y me da rabia. Que las tiren, pero mucho más que se caigan.

Liétor es un pueblo precioso. Está cerquita de Hellín, sierra adentro. Tiene un entorno sorprendente.

Allí se está celebrando "Encuentados en Liétor". Es el IV Festival de narración oral que organiza la biblioteca de este municipio.

En su biblioteca me esperan 20 mujeres, de distintas edades pero sonriendo, a pesar de llegar tarde.Empezamos, así con "El otro lado del árbol" y nos gusta. A partir de ahí, todo es fácil. Las historias salen con ganas de hacer reír y emocionar a todas las orejas que escuchan, que en este caso sí son todas las que están. Se nota además que venían con expectación. Una expectación creada por ser el cuarto año. Y porque delante de mí, ayer y antes de ayer también tuvieron cuentos.

Antes de ayer con Colorín Colorado. Diego y Ana, de Villena, en Alicante. Viejos compañeros de profesión que realizan una excepcional decoración para ambientar sus espectáculos infantiles.

Y Soledad. De Soledad no puedo decir nada, sólo que la escuchéis cuando tengáis ocasión. Podéis saber de ella en su web donde también tiene un blog.

Hemos pasado la tarde bien. Me voy cantando de Liétor. Ya siento que la foto haya salido borrosa.

No lo había dicho en el blog, pero desde hace ya bastante tiempo, publico en la revista ñaque una entrevista a un narrador, narradora o grupo. La verdad es que he aprendido un montón escuchando a mis compañeros y compañeras hablar de por qué cuentan, cómo lo hacen, para qué y otras reflexiones que, a veces, se me olvida que es importante tenerlas presentes.

Ando dándole vueltas a cambiar el formato de entrevista. Ya tengo varias ideas. La revista sale cada dos meses y, según ellos, "auna por primera vez el teatro, la educación y la expresión, en un esfuerzo por contemplar de forma global algo que crece en importancia e interés en el mundo Educativo y Artístico en nuestro país"

Esta vez entrevisto en casa. Bueno, en la provincia. A dos grupos. Conta 3 y Ahoratecuento. Ana y Rosa del segundo y Luis y Xelo (que no está) del segundo. Ambos trabajan con el cuento. Conta 3, a parte, organiza una escuela de verano todos los años en Petrel, Alicante, donde siempre hay un curso de formación en narración oral. Este último verano estuvo Domingo Chinchilla. Cuentos y poesía.

La entrevista se desarrolla entorno a una soeladita terraza del barrio del Raval, de Elche. Hubiera sido bonito escuchar el ronroneo del río y perder la mirada entre las hojas de palmera, pero no era el caso. Delante de nosotros había unas falsas pimientas que anunciaban que ahí se acababa el pueblo y comenzaba el cauce de un río que sí, lleva agua, pero el Vinalopó, a estas alturas, no está para ir cantando.

Aún así, la sombrilla que nos resguardaba del "solecito" y la mesa llena de verduras a la plancha y distintas tortillas, consiguió facilitar ese punto que hace que uno se sienta "a gusto".

Hablamos de todo un poco. Del teatro, de la animación, de los programas de animación lectora, de los desplazamientos, de contar desde un personaje, de contar con elementos, de contar por objetivos... Palabras que hablan de palabras. Muy interesantes muchas de las opiniones compartidas. Nos hacemos un par de fotos y me voy caminito de Liétor.

Cruzo el Barrio del Raval. Es un barrio bonito. La verdad es que me encantan los cascos viejos de cada localidad. Cuanto más conservado (aunque sea sin cuidar), más me gusta.

Un banquito sobre el que leer.
Un banquito desde el que acercarse a algunos cuentos buenos.
Un banquito, a la sombra, pero al calorcito del sol.

El banquito se llama ...en la valla...

Me encuentro con un cuento que cuento ocasionalmente, pero que me encanta.
El árbol generoso, de Shel Silverstein. En la valla, hay más cuentos, pero hoy sólo leo éste.


Con este "post" empiezo una nueva categoría. A la barba, cosas de la red, enlaces interesantes que se quedan enganchados en los pelos de mis barbas, quizá deba acercarme menos a la pantalla.

abrazosparatodos.com

Aquí de nuevo.

Hoy empiezan las Jornadas. Un lujo porque viene gente muy relevante dentro de la literatura infantil: Xavier Docampo, Pablo Auladell, Noemí Villamuza, Daniel Nesquens, Elisa Arguilé, Javier Sáez, Jutta Bauer, Paula Alenda, Rocío Martínez... y un sin fin más de profesionales de este mundo de creación.
Lo mejor de la mañana: los reencuentros y los abrazos.

La comida, un lujo también, con los compañeros del programa "La llegada del otro", un programa que trabaja la diferencia y la inmigración a través de la literatura infantil. Éste será mi cuarto curso escolar en el programa. Ya os contaré, pero me lo paso pipa con el alumnado de primaria.

Por la tarde, lo mejor: la ponencia de Nesquens y Arguilé. Una ponencia que rompió, que estaba llena de cosas interesantes y que era la mar de dinámica y original a la par. Gracias par de dos. No escuché la mesa redonda entera. Tenía muchas ganas de recoger a mi chiquitín.

Una frase, pronunciada por Isidro Ferrer: el libro es un material sensible, para leerlo, mirarlo, olerlo, tocarlo... para emocionarse con él.

Así me quedo.

Saludo a la gente que sigue el blog en silencio y desde el anonimato. Agradezco a aquellas persoans que, de repente, te sorprenden declarándose seguidores del mismo. Encantado de conocerte.

Paco, Paco.

Llega la hora en la que habíamos quedado pero yo no había llegado a casa. Paro en una gasolinera y el teléfono suena. Paco tiene una reminiscencia y me confunde con Pablo. Ays, hacía tiempo que no pasaba.

Los oyentes de la ventana de la ser están ahí, escuchando. Cuento "De puntillas", recién salido del horno. A Paco le gusta. A mí también, aunque el título igual se lo cambio.

Besos por las ondas.

Domingo. Un día espléndido y soleado. Las calles de la ciudad, cerca de las 11.00 están aún tranquilas. Llego a la exposición y cerquita de las 12.00 empieza a llegar la gente. Gente que repite, como ayer por la tarde; gente que viene porque le han dicho; gente que pasaba por allí..., el caso es que poco a poco la sala se va llenando otra vez.

Me piden que repita algún cuento. Lo hago, sin remilgos. Encantado del público que tengo. Más libros: En algún lugar, El gato tragón, La nube... Como con Ana, otra Ana y casi tan maja como la primera.

Por la tarde, otro lujo. El personal de la exposición otro encanto. Contar cerca de casa, genial. De vez en cuando no está de más que la voz de uno suene por las calles que le han visto crecer durante algunos años. Lo pasamos igual de bien, eso sí.


Antes de acabar les recomiendo que vengan la semana que viene, para ver a Pablo, y que les cuente El tragaldabas. Y que lean, que leamos mucho, pero libros buenos. Acabamos bailando.

Sábado por la mañana. Cuento, con gusto, en el 2º Salón del álbum Ilustrado de Alicante. En la antigua lonja de pescado. Allí, por segundo año, se realiza un "encuentro" en torno al álbum ilustrado. El Salón se compone de dos exposiciones: una de ilustradores alicantinos (Miguel Calatayud, Pablo Auladell, Javier Sáez y Paula Alenda) y otra que lleva por título "Animales en su tinta" que están expuestas las ilustraciones de un montón de álbumes cuyos protagonistas son los animales. La exposición hoy no me ha dado tiempo a verla pero he de verla despacio y, si es posible guiada, para enterarme despacico de cada detalle y poder leer los cartelitos que tienen unos textos la mar de majos. Por otro lado, el Salón tiene una muestra editorial. Un montón s de libros que la gente puede ojear, hojear, tocar, leer y disfrutar allí mismo. Es genial ver a un montón de gente, de todas las edades disfrutando de este tipo de libros, que a mí, particularmente, me encantan (los buenos).

La sesión es genial. un público con mucha energía, con muchas ganas, de edades tempranas la mayoría. Las personas grandes también se meten en la historia, tampoco les dejo elección. Pasamos un rato muy bueno con ranas, árboles, tortugas, y besos de buenas noches. Después de la sesión, visita guiada a la exposición. Yo no pude ir.

Por la tarde a las 18.00 vuelvo a la Lonja. Más público que por la mañana. Bueno, mucha gente y muy maja, con ganas conté "de puntillas y un montón de historias más: los conquistadores, el topo, el sueño redondo... Y los libros salían con ganas de mi bolso.

Un lujo. La gente de la exposición muy maja. Gracias a Amparo y a Encarni (me alegra volver a verte)

Besos

Recibo una llamada de Héctor, otro locutor de la SER. Le encantaría que cuente un cuento de reyes magos a sus oyentes. ¡Madre!, de reyes magos... El tren de Matías es uno de lso cuentos más divertidos que conzoco que tratan el tema. Voy a mis libros y lo saco. No me acordaba del autor ni del ilustrados: Chema Heras y Kiko Dasilva, un álbum que recomendé por las ondas y ahora recomiendo aquí.

Felices regalos.


La primera sesión del año es en Alicante. En la Fundación ONCE. Soy telonero de los reyes. Después de mis historias vendrán ellos con sus regalos. Son las fechas. Lo harán deprisa pues después se van a dormir rapidito porque mañana les queda un trabajo brutal.

Hoy se celebra el día de Luis Braille que fue el que inventó el sistema de lectura de las personas con problemas de visión. Un tipo con ilusión. Ilusión por leer, e ilusión por que las demás personas invidentes pudieran leer.

Estamos en las fechas de la ilusión.
En navidades comienza. Ilusión porque llega la navidad y se llenan las calles de luces y la gente parece que sonríe más. Ilusión para que no paren a José y María en cualquier control de la frontera palestino-israelí. Luego llega la noche buena. Qué ilusión. Santa Claus, la noche vieja, deseos buenos para un año que empieza, año nuevo, y reyes. Después de reyes se acabó la fiesta y, en mucha gente, la ilusión. Ya pasó. Se apagaron las luces y alguna gente dejó de sonreír. Aún quedará algún papa noël despistado tratando de entrar en cualquier balcón.

El público genial, más nervioso cuanto más pequeño. Un ratico majo, y después... LLEGARON





Mi primer cuento para la SER, bueno, para las personas que escuchan el programa de Paco.

Un cuento recién escrito: Mirada de amor. Está colgado en el blog, lo posteé hace dos días.

Un cuento así..., bueno, ya me decís.

Besos Frecuentes y Modulados

Tenía una mirada que enamoraba a las piedras -decían los del pueblo.

A sus quince años conoció al amor de su vida y reservó exclusivamente para ella aquellos ojos enamorados.

Su amor sólo duro cuarenta y dos años. La muerte vino a por ella cuando tenían tantas cosas por hacer… Él nunca la perdonó.

Desde entonces, la espera, cada tarde, en el jardín. No tiene cita, pero él espera. De esto hace ya más de treinta años. Sentado, en el sillón de madera y cuero; con su sombrero negro; con el mejor de sus trajes; con el más intenso de sus perfumes y sus zapatos más brillantes. Esperando con la atención de un búho, con las ganas de un león.

Sabe que no es frecuente. Que quizá en toda su vida, sólo tenga una ocasión, la suya, cuando venga a por él.

Lo tiene pensado. Cuando pase de nuevo, para llevarse a quien sea, él, con su mirada, llenará las cuencas vacías en la cara de ella, hasta que caiga rendida y sea él quien la coja de su mano.

Su estrategia no es amarla. Simplemente quiere que ella le muestre el camino del lugar a donde se llevó a su amada.

Su objetivo es ese. Cuando llegue, abandonará a la muerte sin delicadeza ni dolor alguno y abrazará a su amada, eternamente.

Quizá la muerte nunca sintió mal de amores.

Quizá la muerte nunca sintió ninguna pérdida.

Quizá ya sea hora.

Con la mano levantá

Empieza el año, de espaldas a la palabra.

Unos poniendo bombas. Otros, e imagino que los mismos también, no queriendo hablar.
Y un montón de gente apoyando que no haya palabra en ninguna condición.

Y un montón de gente de espaldas, entre sí, entre nosotros, y a la palabra.

Y eso, no es entrar con buen pie.

Yo prefiero levantar la mano, ir "con la mano levantá" para tratar de tocar el cielo.
Eso deseo. Que este año toquemos el cielo. Y que hablemos, y que nos escuchemos, y que nos contemos. Yo levanto la mano.

Macaco. Ingravitto.

Con la mano l
evantá, al pasado le digo adiós y el futuro que vendrá dicen que pende de un hilo.

Y el presente aquí contigo,
mano a mano, oye mi hermano disfrutar camino (bis).

Con la mano levantá...
De puntillas pa tocar, voy subiendo un escalón, escribiendo otra canción de escaleras al cielo, busco un sitio pa saltar que me de alas pa volar, realidad a ras de suelo.

Con las manos levantás, no nos vieron al pasar, cuantas manos hay que alzar para que escuchen de nuevo, tu arma la imaginación, tu escudo no protection, intuyendo el movimiento.

Con la mano levantá... tocaré...voy tocando el cielo....

Salté la valla, corrí mil batallas, pero aquí estoy de nuevo.
Perdí el aliento, pero no me siento, busco carrerilla, pa saltar, pa saltar, pa saltar, pa saltar. Con la mano levantá...

Ale, a saltar.

Besos

. . .